El Príncipe Lestat

20160310_121151

“El Píncipe Lestat” de Anne Rice. (Crónicas vampíricas XI)

Edición leída: Ediciones B. 1ª edición: marzo 2015

Me he animado a hacer mi primera reseña por aquí sobre este libro ante la inminente salida de la siguiente entrega, la cual estoy esperando impaciente, y de la que también os daré mi opinión.

Esta edición está muy bien presentada. Tapa dura estampada con la misma portada, con sobrecubiertas, con los bordes tintados en rojo. Aunque en el texto hay varios fallos como por ejemplo confundir los nombres de David con Daniel, además en varias ocasiones, cosa que te saca de la lectura y lo tienes que releer porque dices “pero si ese no estaba aquí!” y alguna que otra errata más.
Espero que lo hayan corregido en ediciones posteriores.
El texto está estructurado en cuatro partes, pero le precede una especie de glosario con términos propios de la saga (aunque la mayoría que se introducen son nuevos) y un resumen, muy breve, de todo lo ocurrido anteriormente en los demás tomos de las “crónicas vampíricas”.
Aunque se haya hecho este esfuerzo por que se pueda leer de forma independiente, en mi opinión, de todos los de la saga, este precisamente, es el que menos se puede leer de forma independiente porque, aunque es verdad que introduce muchos personajes nuevos, no están tan bien dibujados como los “de toda la vida” que vamos conociendo a lo largo de los libros anteriores. Incluso los ya conocidos no se les presenta, o esa ha sido mi impresión, como son (o eran).
Me fue difícil en su día hacer la reseña. Vamos a ella:
Nos encontramos con un mudo bastante poblado de vampiros, en el que hay una clara diferencia con los antiguos y los nuevos.
Los primeros más conservadores y propensos a ocultarse y, digamos, algo molestos por tanta proliferación, y los jóvenes dispuestos a comerse el mundo y más mezclados con los humanos.
Pero parece que a alguien le molestan sobremanera, y muchos ancianos, la mayoría de ellos en letargo, empiezan a escuchar una Voz que los insta a acabar con los neófitos y con esa situación.
Nos presenta a muchos personajes nuevos, aunque no en edad, mas que unos pocos.
Van haciendo especulaciones sobre quién o qué puede ser esa Voz y, una vez descubierto, se reúnen para deliberar qué pueden hacer ante la compleja situación a la que les ha llevado dicha Voz.
Esa es su trama principal, la cual se va mezclando con la presentación de los nuevos personajes, descubrimos datos reveladores sobre personajes ya conocidos, así como la historia del nacimiento de La Talamasca.

Hay mucho que decir de este libro.
Tiene capítulos muy buenos y activos, y otros que se podrían haber omitido sin problemas, sin afectar a la historia.
Por ejemplo, el personaje de Cyril (si no recuerdo mal, y me dejo algo en el tintero) aparece, pero pinta poco.
Tesjament, un personaje que aparece en uno de los capítulos que más me gustó, se podría haber explotado mucho más,(sobre todo por quién es, su procedencia, a quién creo… que no diré para no spoilear)
Y, pese a contar su historia, en la trama que ocupa a este libro, tampoco pinta mucho, cuando podría haber dado mucho juego.
Igual es que tiene pensado seguir con más libros hablándonos de estos que pasan de puntillas.
¡Porque esa es otra! ¡¡madre mía que cantidad de personajes mete de los que no se sabía nada!!
Era lógico que en el mundo no iban a estar solo los que ya conocíamos pero, ¿¿era necesario nombrar hasta el último de los ancianos de la tierra??
Este libro no era lo que esperaba, pero aún así, como me pasa con todo los libros de Rice, me dio una pena acabarlo…
Más o menos Rice hace como siempre: una trama principal y, entre medias, va contando la historia (o parte de ellas) de los personajes. Pero en esta ocasión, el modo ha sido diferente.
A cada personaje le asigna un capítulo, y en principio, van saliendo y te desconcierta, porque en algunas ocasiones, no sabes bien en qué época se está contando, si coincide con los anteriores o no… Te nombra personajes de pasada que luego van saliendo relacionados con otros y ya te quedas hecha un lío, porque el nombre (raritos por cierto…) te suena y ya no sabes de qué.
A final todo concuerda bien, pero mientra llegas a hacer los lazos…
La sinopsis dice que empieza en el punto donde acaba Lestat el vampiro, y no es así. Todo lo de El ladrón de cuerpos, lo de Memnoch… ya ha ocurrido.
En este libro se introduce un lenguaje supuestamente específico,  en plan “el don de la nube”, “el don del fuego”… que me chocó un poco.Me resulta un poco cómico. Parece que están jugando a un juego de cartas friki.
Lestat, no llega a ser el Lestat de siempre. A mitad de la novela parece que va apareciendo pero al final…
¿Has leído el libro? Lee esto (si no, también puedes leerlo, que no hay spoilers, pero son comentarios sobre mi opinión que, si no has leído, pues te vas a quedar igual 😛 ):
¿Qué decir del final? Me gustó. Por un lado, digamos que es un final feliz. La reflexión de Louis al final también parece que el chico evoluciona…
Pero aunque esta bien… no se… no me cuadra del todo que Lestat se comporte así. ¡Vale! ¡ha madurado! tooodo lo que quieeeras… pero aún así…
Lo de Viktor me descuadró  mucho. Envidio a tope a Rose… jajajaja (modo adolescente quinceañera ON).
El tema de La Talamasca también me gustó pero, si lo piensas, aunque la idea sea muy bonita y todo eso, no le veo mucho sentido crear una sociedad así, para el seguimiento de seres sobrenaturales, siendo quienes son los fundadores… pero bueno… bonito es.
La reacción de Maharet ante lo que está sucediendo y lo que quiere hacer como solución no lo entendí, o más bien, me parecía absurda. Pensé que le vería el sentido con el final de la historia, pero no. Sigo sin encontrarle sentido a su supuesta “solución” del problema.
Es en plan: como no quiero que nadie me rompa el juguete, ya me lo rompo yo. El ejemplo es absolutamente inventado y no tiene nada que ver con la trama, no temais XD. (Si alguien lo ha leído y quiere debatir el tema, estoy completamente abierta a ello, a ver si me ilumina).
Por el final, hay unas escenas chulísimas, ¡brutales!
Y, en mi opinión, la cuarta parte ya se la podría haber ahorrado, porque ya no tiene ninguna trascendencia. Aunque la reflexión final de Louis me gusta, pero es que la historia acaba con el capítulo 27.

María.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s