Lucius

Oscurece mientras leo el cuarto libro de la distopía “La fuente de Marte”, una saga escrita en aquella época. No se sabe si famosa pero estando compuesta por diez libros debió de serlo. Mi nombre es Lucius y no lo hago por que sea un investigador de aquella ignota época, pero la novela que llevo cinco años escribiendo transcurre en ese tiempo de la historia. Como novelista me tengo que informar y después de leer muchas tesis doctorales de distintas universidades, mi amigo Flavius, historiador y antropólogo me recomendó leer estos textos escritos justo antes del Gran borrado de datos. En ellos el escritor nos relata una visión del futuro, está visión nos hace entender su presente o eso cree Flavius. Otros muchos investigadores no están tan seguros de la utilidad de esta saga para alcanzar la verdad. Pero yo les digo que no me interesa la veracidad si no poder entender el escenario dónde situar a mi protagonista principal. Hacerme una idea de como era vivir en aquel antiguo y desconocido mundo. Mi protagonista se llama Júpiter y la acción la quiero situar antes de que se produjera el Gran borrado. Júpiter debiera de intuir que algo malo le podían pasar a todos aquellos datos. Por supuesto trabajaría como la gran mayoría de las personas en lo que se denominó Sector Información e informatización. Júpiter debe preguntarse cómo la Era de la información informatizada llegó a padecer dichas consecuencias. Según Flavius debería hablar de digitalización, pues lo que hicieron los humanos fue inventar un idioma reducido a dígitos, algo así como combinaciones de números que suplian la información anterior, Flavius habla de hacer la comunicación más rápida pero cuando le pregunto qué es la comunicación no sabe responderme. Quizás pueda inventarme una teoría sobre la comunicación y ponerla en boca de Júpiter. No quiero que mi protagonista sea un ignorante.

Ahora que recuerdo debo ir a la Granja, Octavius es un granjero de mi total confianza pero debo ver a mis cinco ovejas Sara, Rebeca, Laura y Sofía están bien pero Carla según Octavius está intranquila. Quizá no le presté la suficiente atención en la anterior visita. Me debo a ellas y por ellas vivo pero la novela me mantiene pensativo y leyendo tantos libros me quedo ensimismado y me olvido de decirles lo importante que son para mi, lo mucho que me gusta el queso que hago con su leche y la importancia de su lana para fabricarme prendas que me hacen llevadero el frío invierno. No debo olvidar que la literatura es un entretenimiento, para no aburrirme he decidido escribir y la época del Gran Borrado me permitirá usar mi inventiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s