Reseña de “El silencio de la ciudad blanca” de Eva García Sáenz

28796178

No me gusta que me tomen el pelo. Agradezco que el autor me haga partícipe de la historia, sobre todo si se trata de un thriller o de una novela policíaca, pero no me gusta que me engañen. No me gusta que me dé falsas pistas que ni siquiera el protagonista esté dispuesto a seguir. Es como si fuera montando el caso conforme va escribiendo y parezca que no sepa a quién echarle el muerto, literalmente. Y, además, que lo haga tantas y tantas veces que la novela se eternice y la historia termine por tornarse aburrida. Sí, reconozco que el final e incluso mucha de la historia resulta interesante, pero tantos giros de la investigación, tantos callejones sin salida terminan cansando. El libro, para mi gusto, hubiera quedado redondo sin todo eso. Además parece tener como dos momentos de composición. El comienzo parece haber sido escrito por otra persona distinta a la que escribe hacia el segundo tercio de la novela. Los personajes en esta primera parte se muestran planos y los diálogos irreales. Hay momentos en los que parece que hablan para la galería, como en el teatro clásico, contando y explicando cosas que deberían ser muy conocidos por los implicados, como los métodos policíacos en conversaciones entre policías que se detallan demasiado; no es creíble que se tengan que explicar cosas que están realizando continuamente, a no ser que se hiciese para alguien ajeno a este mundo, como el lector. Tampoco las minuciosas descripciones sobre investigación o perfiles de asesino que entenderían que nos los mostrasen si la conversación se realizase con alguien lego en la materia.

Conforme avanza la novela parece que se han cuidado las interacciones entre los personajes, pero no por ello ganan profundidad. La relación tipo “El silencio de los corderos” tampoco es muy original: un mentor encarcelado y un alumno policía. La autora llega incluso a descubrir sus cartas exponiéndonos claramente que la historia seguirá los puntos del camino del héroe de Campbell, peregrinaje que subyace en tantos y tantos relatos, pero que no por ello es necesario desnudar y mostrar su andamiaje. Es como si el mago nos desvelase su truco antes de realizarlo. Y es una lástima porque la historia podría haber sido muy buena, pero el hacernos el esquema de lo que vendrá (aunque decida en un momento dado romperlo) y el engañar y desorientar al lector durante tanto tiempo me impidieron disfrutar de gran parte de la novela. Podría llegar a entenderlo si hubiese sido una serie de televisión que pretende alargarse durante varios episodios para completar el número estándar de capítulos por serie, pero no en un libro. Luego la aparición de elementos sobrenaturales cual “deus ex machina” para solucionar situaciones complicadas, me parece engañar al lector actual que quiere cierta coherencia en este tipo de relatos. Y luego cuando ya parece que vamos a tener un final dramático, vuelve a introducir elementos sobrenaturales para conseguir un final feliz bastante forzado donde todos comen perdices.

Eso sí, como guía turística para conocer Vitoria es una verdadera joyita, sobre todo gastronómica y de tapeo.

Tal vez haya sido muy dura en mi crítica, pero lamento ver que una buena historia pierde parte de su interés por alargarse en exceso y, además, como empecé diciendo, no me gusta que me engañen en este tipo de novelas.

Anuncios

Reseña de “11,4 sueños luz” de Nicholas Avedon

31821256

Quiero decirle una cosa al autor. Sí, a ti, Nicholas Avedon. Me has tenido engañada durante gran parte de tu libro. Creía que me estabas contando una especie de novela negra con ambientación futurista. Vamos, al estilo Blade Runner. Y mira tú que ha terminado siendo otra cosa que no voy a desvelar por no caer en el spoiler. Y ¿sabes una cosa? Me has enganchado totalmente. Y no solo a este primer libro sino para los sucesivos. Cuando me comentaron que era una primera parte, cuando ya llevaba un tercio de la novela, me sentí un poco reticente, pero ya me había enganchado de tal manera a ese personaje que seguí leyendo para saber en qué terminaba esa supuesta “novela negra”. Luego me ganaste con ese personaje tan tierno y ajeno a esta época como es Carlos y esa “elfina” con tanta fuerza interior como es Andelain. Te confieso que tanto Ariel como Andelain han sido mis personajes preferidos y quiero saber más sobre ellos, sobre todo de Andelain y ese mundo de posibilidades que has abierto con ella.

Como he dicho, en muchos momentos me ha recordado a la película Blade Runner; creo que por ese ambiente oscuro y sucio que tan bien has sabido mostrar. Sí, tal vez ha sido mi mente la que se ha dejado influir y ha derivado hacia ese mundo. Por lo que, cuando ya estaba a punto de terminar la historia, ha sido doblemente agradable la sensación de luz y esperanza que me has infundido y me ha recordado a cierto proyecto que circula por las redes.

En resumen, que reconozco que he disfrutado y sufrido con tu protagonista (sobre todo en esos últimos instantes antes en los que parecía que todo se iba al traste). Y ese final abierto y a la vez tan redondo que ha cerrado esa etapa. Me está siendo difícil hablar sobre tu novela sin hacer ningún spoiler, así que solo me resta decir que espero nuevas noticias del proyecto Veluss, y espero que sea muy pronto.

Grandes imperios, pequeñas naciones

Reseña de un libro de no-ficción, catalogado como ensayo, de temática político-social. Cuando tratamos con un ensayo es fundamental saber su autor y año de publicación. En este caso Josep M. Colomer, año 2006. El autor es un experto en Ciencia Política, nacido y formado en Cataluña.

En la introducción el autor nos avisa lo que es un ensayo. Un texto menos extenso y más concentrado que un tratado académico. Utiliza conceptos, definiciones de los mismos, hechos, hipótesis (posibles explicaciones de los hechos), opiniones y afirmaciones acerca de las causas o razones de la veracidad de dichas hipótesis. La suma de todas éstas razones o causas pueden formar una teoría explicativa más o menos completa que nos ayuda a entender o no los hechos. La clave del ensayo es que sirve para la crítica científica, si el ensayo versa sobre alguna ciencia, y sirve también para el debate y la polémica.

El libro se divide en cuatro partes y una conclusión. La primera parte presenta los conceptos: Imperio, Estado y Nación, definidos en función del tamaño territorial y el número de personas que habitan ese territorio. Ejemplos de Imperios: EEUU, Unión Europea (UE),Rusia. Ejemplos de Estados:Alemania, Francia, España. Ejemplos de Nación:Eslovenia, Cataluña, Comunidad Autónoma de Andalucía. La segunda parte presenta la hipótesis explicativa. En la Historia las guerras entre los Imperios hizo que aparecieran los Estados “soberanos” y las guerras entre los Estados hace que aparezcan las Naciones. Las causas: las guerras traen alianzas militares y económicas, conversaciones de paz y distribución del poder. Estas alianzas crean nuevos Imperios, que difieren de los viejos en su negativa a conquistar y usurpar el poder. Por lo tanto los Estados, soberanos por que sólo respetan y aplican las leyes que determinan sus constituciones o parlamentos o dictadores o federaciones, dejan de ser soberanos al depender de los Imperios con los que legislan lo militar, económico y lingüístico. Y esta es la razón fundamental para el autor de la creciente aparición de Naciones, cada vez más pequeñas al estar al amparo de los nuevos Imperios. Estas Naciones sobreviven sin ejército, sin moneda propia y gracias a su democratización y a usar el idioma del Imperio,por ejemplo el inglés.

La tercera parte analiza el Imperio Europeo. Pretende con ello poner a prueba su teoría. Desarrolla la historia de Europa hasta la aparición de la UE que en la actualidad es el nuevo Imperio Europeo. El autor que ha enseñado en Estados Unidos, ve una deseada similitud con la UE. Estados con una moneda común: El Euro, un Ejército coordinado bajo la OTAN, un idioma compartido: el Inglés y un mismo sistema de organización del poder: Democracia. A su vez nunca antes en el continente europeo había habido tantas Naciones independientes de anteriores Estados, siendo pequeñas. Ejemplo: Kosovo.

La cuarta parte analiza el caso del Estado español. Supeditado al Imperio Europeo, ha visto como territorios como Cataluña, reclaman su independencia, revitalizando demandas de la Edad Media. Según la teoría del autor, Cataluña es una Nación, con una lengua propia y una sociedad muy homogénea. Que protegida por el Imperio Europeo, la Unión Europea, debe reclamar no su soberanía, si no su derecho de independencia política y administrativa, para desarrollar su propia democracia y gestionar sus propios recursos. Además el autor ve en el hecho de que Cataluña haya conseguido más derechos autonómicos, como una Policía propia, la constatación de una mayor independencia, eso sí, no olvida el autor gracias a un sistema electoral que favorece a los partidos nacionalistas, permitiendo les negociar de forma ventajosa con el poder central del Estado. Después de un rápido repaso a la situación de la pequeña Nación de Euskadi, a la que encuentra diferente de la situación catalana por su poca homogeneidad social. Cierra el libro con las conclusiones. En las que desea una Unión Europea federalista, dónde los Estados pierdan poder y soberanía, para que más Naciones puedan tener voz y voto. Estas Naciones serán más democráticas, al ser más pequeñas y la UE será como la democracia de Estados Unidos.

Recomiendo el libro a los interesados en la política y la sociología. Es ideal para las personas que gustan del debate y la polémica. Trata un tema muy actual en España. La Ciencia política y sociológica no es una ciencia exacta. El mismo autor en la introducción reconoce que si los hechos cambiaran su teoría tendría que revisarse o invalidar la explicación. “El Brexit” parece ir encontra de la previsión de sus postulados. El Imperio Europeo parece resquebrajarse.

Reseña de Veinte mil leguas de viaje submarino de Jules Verne

17828865

Tengo varias tareas pendientes en lo que respecta a los libros, y una de ellas es leer los originales de Julio Verne. Digo originales porque Verne ha llegado a mí a través de películas, cómics y libros adaptados a jóvenes. Así que, cuando en un club de lectura en el que participo se propuso la lectura de “20.000 leguas de viaje submarino”, no me lo pensé.

Lo primero que me sorprendió fue el enciclopedismo del autor llevado al límite. Siempre me es grato aprender cosas nuevas en los relatos que leo, pero en este caso lo encontré excesivo. Para un estudiante de biología, sobre todo si su interés se basa en el mundo marino, leer este libro tiene que ser una maravilla. No así para los pobres legos que tenemos que sufrir interminables clasificaciones de especies, lo que me llevó a saltarme buena parte de sus explicaciones, aunque seguía disfrutando de su sapiencia. Disfrutaba de ella hasta que encontré un gazapo del autor que me llevó a consultar al resto del club para saber si se trataba de un error del traductor en la edición que manejaba. Fue una sorpresa que uno de los miembros del club me hiciese llegar un artículo en el que se hablaba, no solo de ese gazapo, sino de varios más.

Con todo lo anterior no quiero quitar mérito a Verne ni desanimar a los posibles lectores, al contrario. Puede ser un aliciente más en su lectura. Lo que no se puede negar es su visión de un posible futuro que, de haber vivido en nuestros días, hubiera sido contemplado por un sonriente Verne que nos señalaría muchos de los avances que ahora nos parecen tan corrientes. Es sorprendente la anticipación del autor en muchas de sus soluciones a problemas concretos de aquella época. Pero este tema ha sido indicado por muchas personas antes que yo, no digo nada nuevo. Aunque no por ello dejé de sorprenderme mientras pasaba página tras página, maravillándome con la imaginación de este genio.

Me sorprendió también el gusto de Verne por retratar criados y sirvientes que llevan su dedicación a sus señores hasta el límite; asunto que encontramos no solo en este relato sino en otros. Aunque el tema principal y el personaje que lleva toda la obra, sin duda, es el capitán Nemo, hacia el que terminamos teniendo sentimientos encontrados como el propio profesor. Nemo, un hombre adelantado a su tiempo y que se aleja del mundo, como otros protagonistas de libros de aquella época (me viene ahora a la mente Gulliver y su estancia en el mundo habitado por caballos). En el caso de Nemo no terminamos de conocer el porqué, aunque intuimos que es un personaje muy complejo, como lo demuestran sus acciones contradictorias.

En resumen, es un libro para disfrutar y maravillarnos con la gran visión de futuro de Verne y su habilidad para mostrar un personaje tan profundo y contradictorio como el capitán Nemo. Las largas clasificaciones de animales marinos no impiden que disfrutemos con las aventuras de sus protagonistas.

Levantad, carpinteros, la viga del tejado. Seymour: una introducción.

Es el primer libro que leo del autor. Está compuesto por dos narraciones. Se publicaron el mismo año en la misma revista y al ser consecutivas temporalmente en su contenido, aparecen en esta edición juntas. El protagonista es el mismo es las dos narraciones: Seymour.

El autor J. D. Salinger, escribió poco o mejor dicho publicó pocas obras. Sin embargo con El guardián entre el centeno obtuvo un éxito rotundo. De su vida se ha escrito mucho, como un ser solitario. Pero me voy a centrar en el libro que he leído.

Las dos narraciones son un recuerdo, escritas en primera persona y sobre todo con el uso del presente histórico. Es la misma persona quien nos relata los hechos: el hermano del protagonista Seymour. En la primera el hermano se ve envuelto en una situación cómica, tras presentarse en la Iglesia donde debería casarse Seymour. Y la historia discurre como una divertida e inteligente película de Billy Wilder. Seymour no aparece.

En la segunda narración, Seymour tras fugarse con quién se iba a casar se ha suicidado. Y en acto de confesión y de rechazo a la desaparición de Seymour, su hermano escribe un semidiario, para un supuesto lector y para sí mismo, explicándoles quién era Seymour, por qué era tan especial. El contraste entre las dos narraciones es total. La primera llena de diálogos frente a un soliloquio en la segunda. La primera cristalina frente a la turbulencia de la segunda. La comicidad se ha adentrado en el discurso, hablando se a sí mismo, contradiciéndose, yendo de una digresión a otra. En busca de un final que no quiere que llegue nunca. Seymour vuelve a desaparecer.

Es difícil recomendar un libro tan moderno. En la segunda narración, el escritor del diario cita a F. Kafka y a S. Kierkegaard. Pero en un libro tan corto resuenan sus nombres como gigantes frente a los que Salinger se queda pequeño. Sin embargo me ha sorprendido gratamente esa capacidad para hacer desaparecer al protagonista Seymour, ¿quién es este extraño y feliz personaje?.El lector quiere seguir leyendo sobre él. Pero tras la última página ha vuelto a desaparecer.

Seis años que cambiaron el mundo 1985-1991: La caída del Imperio soviético

Primera reseña de un libro de historia. Los libros de estas características se componen de descripciones de personas y hechos. Se hace acopio de datos biográficos y de sucesos temporales, relacionando los unos con los otros. La autora del libro es una experta en la historia moderna de Rusia. Los autores de libros históricos suelen ser muy conocedores de las personas implicadas en los acontecimientos que relatan, bien por trato personal o por el uso de bibliografía sobre dichos personajes históricos. Lo mismo pasa con los acontecimientos o sucesos, o bien los autores han sido partícipes en ellos o han leído y hablado con personajes que los vivieron. En el libro que nos ocupa Hélène Carrère se centrará en los años en los que la URSS pasa a ser Rusia y cambia sus fronteras y espacio de influencia geopolítico, hasta llegar a desaparecer como concepto.

El libro está dividido en tres partes y un largo epílogo. La primera parte trata de la ascensión del principal protagonista M. Gorbachov. La segunda parte se centra en las decisiones del protagonista como máximo responsable de la URSS, fuera y dentro de sus fronteras. Y de las dificultades con las que se encuentra, entre ellas el ascenso de su contrario B. Yeltsin, desde un aspecto político y personal. La tercera parte cuenta la caída en popularidad dentro del territorio ruso y sus influencias del protagonista M. Gorbachov, sin colaboradores que huyen o parten al bando de B. Yeltsin, quien proclama la desaparición de la URSS y por lo tanto del papel político que ejercía M. Gorbachov. La última parte es un extenso epílogo sobre los hechos del nuevo protagonista principal por ser el máximo mandatario de Rusia. Un antiguo imperio, que deja de ser una Unión de repúblicas, para ser una Federación. En esta última parte se narran los hechos de formación y desarrollo de la actual Federación de Rusia. Por lo tanto supera el año 1991, y acaba con el abandono del poder del protagonista B. Yeltsin y la entrada de su sucesor V. Putin.

Del libro lleno de nombres y fechas, hay que destacar que la autora pone relevancia en las decisiones y las consecuencias de las mismas, de todos los principales personajes. La importancia de sus creencias. M. Gorbachov y su visión de un mundo en paz, transparente y socialista. La creencia de B. Yeltsin de una Rusia federal, socialdemócrata y gobernada por un hombre fuerte y enérgico. Y la sociedad rusa, cansada de los privilegiados del Partido PCUS: mediocres, viejos, atenazados por una “guerra fría” y de espaldas a los problemas, la miseria y las ideas de sus gobernados. 

Recomendable a las personas interesadas en la historia del siglo XX, sobre todo de Europa y Asia. Son 351 páginas, densas y llenas de nombres y fechas, pero de una reconocida internacionalmente experta en Rusia. No hay valoraciones políticas e ideológicas. No esperen disgresiones sobre comunismo, democracia, propiedad privada, etc. (no es un ensayo). Sólo hechos y la constatación de sus consecuencias.

El misterio de la carretera de Sintra

La novela está escrita a finales del siglo XIX, en Portugal, por dos autores amigos, de los que destaca Eça de Queirós. Es la primera novela del autor, y le sirvió para darse a conocer. Pues como un juego ambos decidieron publicar por entregas en un periódico la narración, como se había hecho durante el siglo en los famosos folletines

La novela toma así un carácter folletinesco. Pero no es una narración al uso, si no que lo hacen de forma epistolar. Leemos cartas que se publican en el periódico, para informar de un hecho, sin decirnos si es ficción o real. Dirigidas al editor del periódico para ver si algún lector puede dar solución al misterio. Por lo tanto, como vemos en la introducción de la edición, es otro juego de los autores, con los lectores y con la verosimilitud de la historia. 

El estilo varía de las primeras cartas a las últimas. De ser una novela de misterio a lo Sherlock Holmes se convierte en una de amor romántico. Por lo tanto se podría incluir en el movimiento post romántico,  su toque aventurero, intimista, realista y simbólico. Pero parece que el autor o autores quisieran jugar también con el lector y las cartas son cada vez más del movimiento del romanticismo, por esa prioridad absoluta por los sentimientos que tienen los personajes, unos con otros. Y con un final a lo Chateaubriand

Es difícil hablar de los personajes sin llegar a descubrir el misterio. El cuál va perdiendo importancia, y lo toma la relación de amor entre los protagonistas masculino y femenino. Los vaivenes románticos de ese amor desvelarán el evidente misterio y final de la novela.

Es un libro difícil de recomendar. No tiene el nivel de las grandes novelas románticas. No es realista. El autor continuará con esta última corriente literaria. Él mismo lo considera un libro fallido, siendo su primera narración. Pero tiene el gusto de lo iniciático. El uso de la carta (email), que tanto se lleva en la actualidad. Pero lo he finalizado con la sensación de haber sido engañado por un hábil jugador. Si fuese un romántico me batiría en duelo con el autor, teniendo como testigo a Ramalho Ortigão, el coautor de tan infame engaño.

El Conquistador del Mundo: Vida de Gengis Kan

Es la primera reseña de un libro de no-ficción, catalogado en biografía. Sobre una persona que vivió durante el siglo XIII en Asia. No voy a valorar a la persona. Me centraré en comentar el libro y destacar la creación del personaje.

El libro escrito en tercera persona, lleno de frases de los escritos de referencia, narra la vida y obra de Temuyin, conocido y nombrado por sus seguidores Gengis Kan. No contiene diálogos. La narración se sucede en muchos capítulos, no muy extensos, de los acontecimientos más importantes, que llevaron a la creación del Imperio Mongol. Por lo tanto es un resumen de la vida del principal protagonista de este hecho histórico. Pero escrito como una novela que nos describe un mundo desconocido, con gran cantidad de descripciones de la geografía y de algunas costumbres y ritos de estos pobladores, nómadas, cazadores que viven en condiciones casi “primitivas”.

¿Cuánta verdad o falsedad contiene el libro?. Las fuentes de dicha Historia son los escritos de los Mongoles, en los que Yemuyin es “un chico que tiene fuego en la mirada y su rostro es resplandeciente”, personaje héroe que la leyenda describe de forma positiva. Y en estás fuentes se basa la primera parte del libro: niñez y ascenso social, junto con la segunda: Guerra entre las tribus mongolas y su “coronación” de Kan. Y las fuentes chinas y sobre todo persas. En las que el personaje es “el demonio”. Tercera parte del libro en la que el autor rápidamente narra la conquista del Norte de China y del Imperio Persa-musulmán hasta llegar a Europa. Aquí el personaje es un psicópata, asesino sin piedad y cruelísimo. 

Para Europa, el mundo asiático es aún un gran desconocido, sobre todo las regiones mongolas entre el desierto del Gobi y la estepa siberiana. Marco Polo aún no había iniciado su viaje. Así que para el historiador de hoy saber cuanto hay de fantasía de escribiente que a lo Tolkien nos dibuja un mundo que quiere que recordemos, o de relato verídico de los hechos. Es toda una tarea difícil y quizás imposible.
Recomiendo el libro sólo a adultos, no muy sensibles ni susceptibles. A los que gustan de la Historia.A quienes les gusta la leyenda y la fantasía, lo encontrarán interesante. Pero les aviso que en esta narración de aventuras, guerreros a caballo, chamanes, monjes, ciudades maravillosas, mujeres bellas, amor, fidelidad, festines, terror y masacre. Entre sus letras y palabras, el sudor, las lágrimas y la sangre huelen. Y huelen mucho. Tanto como para ponerte los pelos de punta.

Dejó un video con documental en español de la BBC sobre el personaje protagonista del libro. https://youtu.be/X0Kx9nIM9YI

El Señor de los Anillos Musica

El Señor de los Anillos no es una simple saga de libros. El Señor de los Anillos es algo muy superior a la suma de sus partes: es la obra que encumbro y dignificó un género, lo sacó de los pulps y lo puso en la escena académica. La obra de Tolkien ha sido la punta de lanza que ha tenido el género fantástico de abrirse camino y demostrar que los mundos imaginarios son mucho más que un divertimento vacío para niños y adolescentes -aunque flaco favor le están haciendo al legado del sudafricano la mayor parte de los estrenos editoriales, tan hambrientos de éxito y fama que se dejan olvidadas en el tintero la magia, la imaginación, el ensueño-. Pero no solo dejó su impronta en la literatura; le pese a quien le pese, la trilogía cinematográfica que Peter Jackson realizó con las primeras luces del nuevo milenio también consiguió lo impensable: convertir al género fantástico en un taquillazo. Pocas películas han alcanzado las proporciones que alcanzo El Señor de los Anillos, ni siquiera El Hobbit, el mejor ejemplo de como las buenas intenciones se mancillan cuando el dinero vuelve a una productora avariciosa. Sin embargo, ni os traigo aquí un análisis de la obra de Tolkien, ni un comentario sobre las películas, hoy quiero mostraros como estos libros lograron influir en la música.

Esta de más decir o reivindicar la banda sonora original de las cintas compuesta por Howard Shore a estas alturas, creo que nadie puede negar ni su calidad ni su repercusión en la cultura popular. Leyendo estas lineas seguro que a alguno ya se le ha pasado por la mente alguna de las innumerables tonadillas de las películas. Por eso quiero mostraros la música que logro inspirar el libro, concretamente a Rick Wakeman, uno de los mejores y más importantes teclistas de rock, integrante de Yes durante algunos años y desde entonces autor de multitud de álbumes en solitario. Este Songs of the Middle Earth es un recorrido musical por los grandes momentos de la saga y los lugares que recorre La Compañia en su epopeya. No esperéis encontrar en este disco los bucólicos pasajes que daban vida a La Comarca ni esas fanfarrias épicas con sus coros profundos y amenazantes, el estilo de Wakeman es muy diferente, el es un teclista, uno de los mas rápidos y virtuosos que se han dejado ver en la escena musical, así que cada tema esta protagonizado, sobre todo, por numerosos teclados y sintetizadores, percusión electrónica y un enorme colorido. Aun teniendo un tratamiento netamente electrónico, no creáis que la atmósfera mágica se ve perturbada. Este álbum debe verse como un complemento, una interpretación personal que la obra de Tolkien ha dado desde su publicación, un homenaje más. Quien sabe, quizá os guste y os haga ver los libros y las películas con una perspectiva diferente. Por mi parte, me despido dejándoos en manos de los teclados de Rick Wakeman.