Hermann Hesse: Su vida y su obra

La vida de un afamado escritor relacionada con su obra, narrada por un amigo suyo, también escritor. Algo tan sencillo que hasta el mismo Hermann Hesse hubiera podido hacer en un librito de pocas páginas sobre su amigo. Pero su amigo Hugo Ball escribe el librito pero sin ninguna sencillez. Como una novela y un ensayo, la historia de Hesse comienza con sus abuelos y va atravesando etapas en las que la personalidad y la obra escrita se van entrelazando, dejándose influir por las lecturas y las vivencias.

El libro está dentro de la corriente cultural del dadaísmo. Nos presenta dentro de un relato confuso, al personaje Hermann Hesse, su rebeldía adolescente contra el pietismo protestante familiar, su personalidad solitaria, el amor a la naturaleza, su misticismo y religiosidad y el énfasis en los instintos naturales del ser humano.

Cuando escribe la “biografía”, Hesse ya es un escritor afamado. Tiene publicada su obra maestra: El lobo estepario y su literatura muy del siglo XX adquirirá mayor renombre, por sus personajes en constante crisis personal, la influencia del psicoanálisis Jungiano, la influencia de la religiosidad Hinduista y del individualismo europeo.

El libro es recomendable para quienes quieran saber sobre la vida de Hesse, pero bajo el prisma de un amigo dadaista que no tiene interés en demostrar rigor histórico, si no la imagen de un burgués, solitario, romántico y no nacionalista en lucha consigo mismo, su lado oscuro más instintivo, rebelde, aventurero y territorial. Sin olvidar la influencia materna, psicoanalítica, de amor, luz y religiosidad.

Bodas de Arte e Ingenio: Estudios sobre Baltasar Gracián

Es un recopilación de estudios sobre los libros del escritor Baltasar Gracián, obras del siglo XVII. La segunda parte son artículos sobre el mismo autor, por lo tanto de menor profundidad y detalle. Aurora Egido demuestra en el libro sus amplios conocimientos de filóloga sobre la vida y obra de su paisano aragonés. Pero sobre todo demuestra su capacidad para expresarse con la lengua escrita. La lectura se hace fluida y el texto te atrapa a pesar de ser didáctico.

Leyendo el libro nos hacemos una idea clara de quién es Baltasar Gracián, de como le influyeron los clásicos escritores grecolatinos, su formación jesuítica, sus coetáneos zaragozanos y su impulso para alcanzar fama a través del ingenio.
De todos los estudios, para mi gusto y opinión destacan, de la primera parte Bodas de Arte e Ingenio que da título al libro y Cervantes y Gracián ante la novela bizantina que analiza la influencia de la novela griega de aventuras y viaje en la Edad Media, y el concepto de peregrinación en el Renacimiento y el Barroco, período al que pertenece Gracián. De la segunda parte destacar El arte de elegir que aparece en Trébede, se puede leer online  http://www.redaragon.com/trebede/numeros/num46.asp

El libro es recomendable a los aficionados a la Filología, a los que quieran acercarse a la vida y obra del belmontino Gracián. Y a los que gusten del texto bien escrito. Si no tienes un interés excesivo en la demostración y el detalle puedes saltarte las notas a pie de página, muchas al ser un tratado o estudio, y centrarte en las ideas que expresa Aurora y su escritura. En mi opinión elegir leer este libro ha sido una prudente e ingeniosa elección.

Reseña de “La máquina del tiempo” de H.G. Wells

9788420640778

Cuando quiero reseñar estos clásicos me encuentro con un problema: o lo he leído adaptado para jóvenes en aquellos clásicos de Bruguera, o he visto alguna adaptación cinematográfica. Y en este caso se trata de lo último, y por partida doble. No he podido dejar a un lado la película de 1960, con lo que toda la lectura la he realizado a través de los ojos de Rod Taylor. Es curioso que, después de tantos años, recuerde más esta versión que la más moderna de 2002, tal vez por la impresión que dejó en mí aquella película cuando era pequeña. Sabía lo que iba a suceder y leía casi precipitadamente para alcanzar el momento en el que se enfrenta a los morlocks, pero no por conocido he dejado de sufrir leyéndolo.

Intentando alejarme de esta visión, vuelvo a retomar lo que ya pensé con Jules Verne: que lo que más me gusta de este tipo de novelas es la capacidad que tienen sus autores para proyectarse hacia el futuro (en este caso literalmente) y tratar de explicar avances tanto tecnológicos como, en este caso, sociales. Wells reflexiona ante el progreso social de su época para buscar posibilidades. Hubiera sido interesante si no hubiera saltado tantos años en el tiempo y hubiera intentado imaginar nuestra sociedad actual, aunque su visión fatalista de hacia dónde llevaba la evolución no creo que nos hubiese dejado bien parados. No parece tener mucha confianza en el género humano, a diferencia de Verne. Tal vez porque este último no tuvo tan en cuenta la sociedad como la tecnología.

Poco más se puede decir de la novela sin caer en temas ya tratados por especialistas. Un libro fácil de leer, sin las especificaciones y digresiones que veíamos en Verne y que, por ello, sentimos más cercano a nuestra propia época a ese personaje del Viajero a través del Tiempo.

Recuerdos del verde (relato original)

A Vangelis

El piano del despertador te sorprendió como cada mañana. Te sentías más cansado de lo normal, abatido. Abriste los ojos lánguidamente, te incorporaste, intentando centrar tu mirada aún turbia por las arenas del sueño en la ventana, más allá de la ventana.

Fuera, en el bosque, amanecía; los rayos rozaban los irisados brotes verdes y los oscuros robles. El piano continua sonando, pero tú ya no estás ahí, ahora caminas por ese bosque antiguo, desapareces en él, persiguiendo a tu travieso cachorro, ilusionado por el sonido de la cadena; caminas por entre el rocío del claro, y te sientas a la sombra fresca de un roble para refugiarte de la temprana primavera; ahora estas con aquella chica con la que despreocupadamente te perdiste en sus verdes entrañas, a salvo de miradas indiscretas…

El piano calla, y ya no estás en tu edén personal; otro sonido se escurre a través de la ventana, amortiguado: la lluvia, escurriéndose por los cristales de los edificios que opacan el horizonte que decidiste ocultar con aquel póster. Ahogaste una sonrisa. Ya hacía mucho tiempo que no había verde.

Enlace original aquí

Murnau. (Julio Bernad Cobo)

Reseña de “1280 almas” de Jim Thompson

16128210

Jim Thompson o al menos “1280 almas”, ya que es el único libro del autor que he leído de momento, no es apto para mentes constreñidas por la idea de lo “políticamente correcto”. Este libro no lo es. El protagonista, Nick Corey, es un antihéroe, es todo lo contrario de lo que podríamos esperar… o tal vez no esperábamos que fuese un héroe ni siquiera desde el principio. En ese principio encontramos a un vago e indolente agente de la ley que vive en un pueblucho de 1280 almas, aunque entre estas almas no estén contados todos sus habitantes, por las razones de las que nos habla uno de los personajes en la novela. Este “modélico” agente de la ley se encuentra sometido a su mujer, a los macarras del burdel, al sheriff de un pueblo cercano, a las autoridades… casi, casi a todas las almas de Potts County. Por eso sonreímos cuando se autoproclama como una especie de donjuán. Es zafio, poco inteligente y nada valiente… o tal vez solo sea una fachada para conseguir mantenerse en su puesto no haciendo nada, que es lo único que sabe o parece saber hacer. Sus intentos para mantener ese “statu quo” nos parecen, en un principio, casi infantiles, aunque consigue su objetivo y, encima, ganarse un posterior aliado. Así que con esa conducta infantil y sometida nos comienza a cautivar hasta que descubrimos su mente maquiavélica y su nula moral, aunque lo hace de una manera tan descuidada que no sabemos si hace un esfuerzo real para que las cosas cambien. Pero en este momento de la novela en la que comenzamos a intuir su juego, ya hay algo en él que nos atrae y, a pesar de sus actos, descubrimos que nos estamos uniendo a él en su venganza. En el camino pierde esa “inocencia” que ya no sabemos si era fingida o no, para descubrir a un hombre nuevo con una sola idea en la cabeza, continuar como al principio después de conseguir librarse de todos los obstáculos que pueden impedir su tranquilidad. En un momento dado podríamos creer descubrir cierta ideología en sus acciones, pero esa idea pronto se desvanece; su único dios es él mismo, aunque parezca que ni él mismo lo sepa, ni sepa hacia dónde camina. Solo sabe que quiere continuar del mismo modo que había comenzado, caiga quien caiga y de la manera en que caiga y deje de ser un impedimento. Durante toda la novela creemos que son los demás los que van llevando a Nick a hacer lo que hace, pero no es así; ese paleto de pocas luces no es lo que aparenta.

Una lectura que hay que comenzar con la mente muy abierta y sin tratar de juzgar al personaje, solo seguirle en sus pasos hacia ningún sitio, o mejor dicho, hacia el “no cambio”, aunque el final abierto nos deje con la duda de si las cosas volverán a ser iguales después de haber cambiado.

Reseña de “El castillo en el aire” de Diana Wynne Jones

6955066

Después de haber leído “El castillo ambulante” esperaba más de ese nuevo libro. No sé si llamarlo segunda parte o cómo llamarle. Algunos de los personajes de la primera aparecen casi al final y he de decir que, para mí, fue la parte más interesante y que más me gustó. No porque el resto de la novela no fuera buena, es que ya conocía la historia y no me dijo nada nuevo. Hasta que no abandonó el relato original de “Las mil y una noches” (porque esa es la historia que la autora nos está contando hasta bien entrado el último tercio del libro), no parecen tomar consistencia los personajes. Son estereotipos y solo continué su lectura por el buen sabor de boca que me había dejado el primer libro de la saga de Howl. Cuando la autora se aleja de ese cuento oriental es cuando los personajes parecen individualizarse.

Poco más puedo decir del relato, solo que tal vez aquellos que no conozcan la historia puede que disfruten de ella desde el principio. En mi caso no ha sido así porque sentía como si estuviese releyendo el mismo libro. Algún personaje conseguía volver a atraer mi curiosidad, pero al tratarse de personajes secundarios, este interés no duraba mucho porque desaparecían del escenario. Incluso cuando la historia ha comenzado a desviarse, ciertas insinuaciones de la autora me han llevado a descubrir la sorpresa antes de que se desvelase. Así que este libro ha pasado sin pena ni gloria por mis manos.

Pan, educación, libertad

Novela que aparece en Grecia en 2012. En plena crisis económica mundial. Es la tercera de una serie, con el mismo protagonista: Kostas Jaritos, Policía de Atenas, del departamento de homicidios.

El autor Petros Márkaris, nos introduce en una futura Atenas, del 2014, en una especie de distopía, en la que Grecia aparece hundida económicamente, políticamente y socialmente. En ella un narrador omnisciente, pero sobre todo los pensamientos del protagonista, así como los diálogos con su familia, compañeros e implicados; muestran la resolución de un triple asesinato. En pocas páginas, el autor dibuja un presente de miseria y desesperanza frente a un pasado de bonanza, del que sólo unos pocos supieron aprovecharse. Ese pasado esplendoroso se inicia con la caída del régimen dictatorial conocido como Dictadura de los Coroneles.

La novela se mueve entre descripciones de recorridos por Atenas para llegar en coche a los lugares del crimen, para no pasar por la Plaza Sintagma, para evitar las manifestaciones y descripciones de corrupción, chantaje y trapicheos de la población ateniense durante el período histórico anterior al 2014. Los personajes secundarios en ese hipotético 2014 quieren romper con el pasado.

Dejo Link de la presentación del libro en 2013, en Barcelona, artículo del diario El País https://www.google.es/amp/cultura.elpais.com/cultura/2013/11/15/actualidad/1384510219_715261.amp.html que sirve para completar la reseña.

El libro es recomendable a los aficionados al género policial. Aunque en mi humilde opinión, el autor de los hechos criminales es evidente, y la tensión la mantiene la dificultad de desenmascararlo. Se lee rápido. Y el escenario tan hipotético como real tiene un marcado tinte político. Se siente un cierto aire de desesperación.

El diluvio música

El libro nos remite a la sociedad parisina de la década de los 60. En ella la cantante Brigitte Fontaine desarrolla parte de su carrera, y en ella vemos las ideas de decadencia, de suicidio que coinciden con las del libro El diluvio.

Otra canción de la misma cantante, del año 1966 que coincide con la publicación del libro.https://youtu.be/5X-V5haSF5s  En este caso tiene un toque jazzístico, y es por que en esa década el jazz de los Estados Unidos recala en la ciudad de las luces. Por ejemplo Thelonious Monk 


El diluvio

Segunda novela leída del autor. Nada tiene que ver con la primera El africano, de carácter autobiográfico. La novela que nos ocupa es del año 1966, y pertenece a su época.Le Clézio rompe con la novela clásica del siglo XIX, y se da a la experimentación y a la narración de todo lo que impacta en la conciencia del individuo. Se le podría incluir en la corriente Nouveau Roman, pero al ser un escritor criado fuera de Francia y en constantes viajes, no se adscribe a ningún movimiento.

La novela tiene un único narrador omnisciente y un único protagonista François Besson del que vamos a conocer trece días de su vida. El estilo es describir todo aquello que ve el protagonista, piensa, siente o escucha. El narrador omnisciente también describe el escenario que rodea al protagonista en todos sus más mínimos detalles. Pero la descripción no se hace de forma lógica, si no entre saltos temporales, como de una sucesión de imágenes televisivas o de cine. Como vemos el cine de los años 70 de Francia es influyente, Hiroshima mon  amour, etc. Pero lo más influyente es la arquitectura de los 70, las ciudades se llenan de bloques de hormigón, de múltiples ventanales, puentes de hierro y obras por todo París. Por ejemplo la Torre Montparnasse. También se ve la influencia del momento histórico que desencadenó el Mayo del 68. Deterioro de la economía, mucho paro juvenil, protestas de sectores como la minería y el chabolismo al que el gobierno francés puso fin en los años 70 con la construcción de viviendas protegidas.

El protagonista vivirá su caída a los infiernos, joven y sin nada más que hacer que deambular por una ciudad inhóspita y gris. Como los cielos que apenas dejarán salir el sol. La lluvia será la metáfora de la vida. El diluvio lo que vive y siente el protagonista. El final tan deprimente y triste como toda la narración, como la vida misma. Por ello se le ha considerado un libro con filosofía existencial, pero en mi opinión el autor no pone ninguna moral al personaje principal ni a ningún otro. El cuál parece sólo dejarse llevar por impulsos. Mientras que el existencialismo contiene una propuesta moral.

Recomiendo el libro a los que les gusten las descripciones sin fin. Imágenes seguidas de imágenes hasta perder de vista la imagen misma y quedarse con la sensación. En otras reseñas se hace alusión a los fallos de imprenta. Pero a pesar de todo el libro deprime. Claro que para muchos franceses y no franceses la década de los 60 fue deprimente.