El diluvio

Segunda novela leída del autor. Nada tiene que ver con la primera El africano, de carácter autobiográfico. La novela que nos ocupa es del año 1966, y pertenece a su época.Le Clézio rompe con la novela clásica del siglo XIX, y se da a la experimentación y a la narración de todo lo que impacta en la conciencia del individuo. Se le podría incluir en la corriente Nouveau Roman, pero al ser un escritor criado fuera de Francia y en constantes viajes, no se adscribe a ningún movimiento.

La novela tiene un único narrador omnisciente y un único protagonista François Besson del que vamos a conocer trece días de su vida. El estilo es describir todo aquello que ve el protagonista, piensa, siente o escucha. El narrador omnisciente también describe el escenario que rodea al protagonista en todos sus más mínimos detalles. Pero la descripción no se hace de forma lógica, si no entre saltos temporales, como de una sucesión de imágenes televisivas o de cine. Como vemos el cine de los años 70 de Francia es influyente, Hiroshima mon  amour, etc. Pero lo más influyente es la arquitectura de los 70, las ciudades se llenan de bloques de hormigón, de múltiples ventanales, puentes de hierro y obras por todo París. Por ejemplo la Torre Montparnasse. También se ve la influencia del momento histórico que desencadenó el Mayo del 68. Deterioro de la economía, mucho paro juvenil, protestas de sectores como la minería y el chabolismo al que el gobierno francés puso fin en los años 70 con la construcción de viviendas protegidas.

El protagonista vivirá su caída a los infiernos, joven y sin nada más que hacer que deambular por una ciudad inhóspita y gris. Como los cielos que apenas dejarán salir el sol. La lluvia será la metáfora de la vida. El diluvio lo que vive y siente el protagonista. El final tan deprimente y triste como toda la narración, como la vida misma. Por ello se le ha considerado un libro con filosofía existencial, pero en mi opinión el autor no pone ninguna moral al personaje principal ni a ningún otro. El cuál parece sólo dejarse llevar por impulsos. Mientras que el existencialismo contiene una propuesta moral.

Recomiendo el libro a los que les gusten las descripciones sin fin. Imágenes seguidas de imágenes hasta perder de vista la imagen misma y quedarse con la sensación. En otras reseñas se hace alusión a los fallos de imprenta. Pero a pesar de todo el libro deprime. Claro que para muchos franceses y no franceses la década de los 60 fue deprimente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s