Historia de la muerte en Occidente: Desde la Edad Media hasta nuestros días

El libro consta de dos partes, la primera un ensayo sobre el verdadero tema del libro: Las actitudes frente a la muerte. La segunda parte es un recopilatorio de publicaciones entre los años 1966 y 1975, en los que aborda con más o menos profundidad el comportamiento de las personas frente a la muerte, la suya y la de los demás.

El autor Philippe Ariès, reconocido historiador francés, basándose en las teorías de otros autores va a plantear su explicación de en qué periodos históricos cambia el comportamiento y el pensamiento sobre la muerte. Desde una muerte que el califica de “salvaje”, previa a la Edad Media, naturalizada, desmitificada y que no genera temor. Llegamos a través de pequeños cambios en momentos concretos de la historia, a la muerte “domesticada”. El autor considera que la muerte de volvió un acto social y comunitario en el que el moribundo era el protagonista principal. El origen del testamento muestra al muerto preocupado por dejar constancia de sus desvelos  por el futuro de sus allegados y su comunidad. Así como la gran participación de personas de la población en el velatorio.

La alta Edad Media, traerá el alejamiento de los cementerios de la ciudad. El temor a las pestes, a las enfermedades contagiadas por el cadáver. El otro hito histórico para la actitud ante la muerte es el Romanticismo del siglo XVIII, momento en el que aparece el temor por la muerte del “otro”, de la persona amada. La exaltación del amor romántico dará lugar a velatorios de gran emotividad. La familia toma mayor importancia que la comunidad, y se ve reflejado en el testamento, que cada vez se circunscribe al reparto de bienes. Los deseos y desvelos ante el futuro se cuentan de forma privada a la familia. 

El siguiente cambio lo va a traer la modernidad y la ciencia. Los avances médicos, conllevan esa pérdida del temor a las posibles enfermedades. Y el protagonismo ante la muerte lo irá adquiriendo la enfermedad y posteriormente el médico. Según el autor después de la primera guerra mundial, siguiendo a otro autor, la exaltación emotiva del Romanticismo desaparece completamente por un tabú. Si antes no se podía hablar del sexo, tabú sexual, ahora no se puede hablar de la muerte. El silencio, en la comunidad y en la familia, se instala para rodear al moribundo. La muerte desaparece medicalizada, y lo importante es que suceda sin afectar emocionalmente. Para el autor los hospitales ayudan a este fenómeno actual, y el modelo norteamericano del “funeral homes“, dejan a un muerto resucitado con el maquillaje y el embalsamiento, del que despedirse rápida y cómodamente. Habiendo conseguido hoy en día domesticar a la muerte.

El libro es recomendable a los interesados en la historia y la sociología. El tema de la muerte es a pesar de la opinión del autor un asunto social. En Europa Occidental, la actitud ante la muerte se ve modificada por la historia de Europa, y los cambios de la actitud ante la muerte cambia la Europa Occidental. Por ejemplo hoy en día, en un mundo global también otras culturas influyen o influirán en nuestros pensamientos y comportamientos frente a la muerte y junto a ella. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s