La mujer zurda

Primera novela que leo de Peter Handke, son poco más de 100 páginas, que parece más un guión cinematográfico que una narración. El libro fue llevado de hecho al cine con el mismo Handke como director y producida por su amigo Wim Wenders. El libro es todo él una descripción hecha por un narrador omnisciente salpicada constantemente por diálogos, en los que hay que prestar atención, pues son ellos los que matizan y diriguen la historia.

El argumento sencillo, una mujer se separa de su marido para vivir sola con su hijo. Los protagonistas por tanto madre e hijo. Pero la peculiaridad de la novela es su estilo, descriptivo pero conciso. Y dialógico pero concreto. Es decir sin andarse por las ramas observamos y oímos la soledad de una madre y su hijo, a gusto con esa soledad y reivindicándola hasta el final. 

Me ha recordado mucho la película de Wim Wenders Alicia en la ciudad o la de Antonioni La aventura. Por que la protagonista se aleja del marido sin un motivo y busca junto al hijo el amor desaparecido, encontrando la soledad como única respuesta y el camino recorrido en la búsqueda como el verdadero motivo de felicidad. Sin embargo hay que reconocer que en la novela la felicidad no aparece pues es vencida por la apatía y la rutina. Dejando Handke como única respuesta el eterno discurrir del tiempo.

Recomendable a quienes gusten de la literatura existencial, del cine lento y reflexivo de Wenders y de un estilo en forma de guión cinematográfico.

Dejo Link sobre un comentario al largometraje que no he visto.  https://elpais.com/diario/1979/12/19/cultura/314406011_850215.html

Anuncios

El caso Arbogast

Primera novela que leo del autor alemán, contemporáneo, pero con un estilo muy alejado de la moderna literatura criminal. La historia está basada en un hecho real, transcurre la acción contada por un narrador omnisciente y con pocos diálogos. Un acto sexual acaba en tragedia, inicio y primer capítulo de la historia. Un protagonista que hace todo lo que haría un culpable, pero que no sabremos pues la autopsia de la mujer muerta acapara toda la atención. El libro se llena desde el principio al fin de innumerables descripciones, el más mínimo detalle no pasa desapercibido para el narrador. Como una nevada en un día sin viento las palabras se posan lentamente y aburridamente. El misterio está en saber la verdad, y el autor se olvidará de ella para que no preguntemos. Pero aparecen nuevos personajes, que cobran protagonismo, el libro torna literatura judicial. Con ellos y las minuciosas descripciones vamos haciendo pasito a pasito camino, y casi sin darnos cuenta nos topamos con el final. Un fin esperado, casi desde el principio. El libro no indaga en las relaciones íntimas y en el bien o el mal que pueden conllevar. Es un interrogatorio acerca de si el sistema penal puede llegar a conocer la verdad de los hechos y si puede llegar a ser injusto. Se insiste por varios personajes en decirle al protagonista inculpado, qué la verdad sólo la sabe él y la víctima muerta. En ese sentido la portada de la editorial Tusquets es un acierto, pues la justicia en la novela parece estar del lado de quien sabe jugar sus cartas.

Es un libro recomendable a quienes gusten de la literatura judicial. Y sobre todo de las descripciones. Frente a autores como Andrea Camilleri, que escriben con un estilo cinematográfico, de acción y reacción. El caso Arbogast carece de acción aunque sucedan cosas. Dejo Link con entrevista al autor sobre el libro: https://elpais.com/diario/2002/11/09/babelia/1036802351_850215.html

La soledad de los números primos


Primera novela del autor y un éxito editorial que a los pocos años se convierte en una película, en cuyo guión colabora el joven Paolo Giordano. Es un libro fácil de leer, con capítulos no muy extensos y la sucesión de acontecimientos por orden cronológico, apareciendo la fecha al inicio, excepto la última parte, que siendo la más extensa es la conclusión. En ella la narración hace algún salto en el tiempo para mantener la intriga. Con narrador omnisciente y muy pocos diálogos. 

En principio sorprende que haya tenido tanto éxito, dos protagonistas desastrosos y desgraciados no parecen ser una fórmula de éxito. Pero la intriga por cómo acabarán las vidas éstos extravagantes personajes te va poco a poco atrapando. El argumento muy sencillo, dos adolecentes traumatizados que tienen que crecer y madurar en un ambiente hostil. Dos números primos, que para colmo se enamoran.

El autor es un físico y el protagonista masculino es un apasionado de las matemáticas. O quizás esconde su trauma en dicha afición. Esto hace que sin necesidad de documentarse la historia parezca más real. El autor sabe de lo que habla cuando usa metáforas matemáticas. Por otro lado que la protagonista femenina sea anoréxica hoy en día tampoco sorprende a nadie. De forma que creerse lo que estamos leyendo no supone ningún esfuerzo. Así llegamos a devorar el libro sintiendo pena o morbo por dichos desgraciados en un mundo en constante cambio.

Es una novela interesante para los adolescentes que no sufran depresión, anorexia o traumas infantiles. Los padres con adolescentes se entretendràn y se asustarán de lo que leen. El final es muy posmoderno. Y lo mejor que la intriga se mantiene hasta la última página.

El horror de la escalera y otros cuentos fantásticos

Recopilación de cuentos, de tintes fantasmagóricos y misterios sin explicación. Son 615 páginas que se leen bien si se hace poco a poco, pues leídos los cuentos uno detrás de otro, parecen similares. Es lo primero que leo del autor, Arthur Quiller-Couch, prolífico en su época pero poco conocido en la nuestra. Los cuentos se pueden enmarcar dentro de la novela gótica, pues la arquitectura, los paisajes, el amor romántico y el terror se dan la mano en muchos de ellos. Pero el autor se ve claramente que no pretendía llegar a mucho público ni conseguir un best seller.

Ha destacar la humildad de los cuentos y de muchos de sus protagonistas, parrocos, marineros, sirvientes, personas caídas en desgracia, o perseguidas por fantasmas del pasado. No son fantasmas terroríficos, sino más bien almas que no han encontrado el camino hacia la luz. Son cuentos por tanto de una época religiosa y con gran parte de la población deseosa de prosperar, en la Gran Bretaña de finales del siglo XIX.

Recomendable a quienes gusten de la literatura clásica, de la novela gótica y de los cuentos fantásticos. Es un libro para leer con calma, y dejarse llevar por las descripciones y la atmósfera inquietante por turbia además de tenebrosa.

Dejó dos links de descripciones del libro de otros blogs para completar la reseña. https://www.fabulantes.com/2011/08/el-horror-en-la-escalera-arthur-quiller-couch/

http://www.ccyberdark.net/165/el-horror-de-la-escalera-de-arthur-quiller-couch/