Reseña de “Estados Unidos de Japón” de Peter Tieryas

32786483

Cuando una portada te promete más de lo que te da.

No es que esperara un libro de los que pervive en tu recuerdo. Solo buscaba entretenimiento dentro de una historia de ciencia ficción. La portada me prometía aventuras, acción; al modo en que me dio una y otra cosa El despertar del leviatán de James S. A. Corey, no esperaba más… ni menos.

Parte de una premisa que ni siquiera es original, como el mismo autor confiesa. Se basa en la idea de El hombre en el castillo de Philip K. Dick. Una ucronía en la que no son los aliados los que ganan la Segunda Guerra Mundial, si no que, en el caso que nos ocupa, es Japón uno de los vencedores. Podría aceptar la falta de originalidad si me hubiera dado lo que me prometía: acción, pero esta está distribuida de forma muy irregular a lo largo del texto. En unos momentos parece que estamos ante una película de acción que nos puede incluso llegar a recordar a Blade Runner o El quinto elemento por la variedad y colorido de sus personajes, pero me ha parecido una acción artificial. Era como si realmente estuviese leyendo el guion de una película y no una novela. Más interesado su autor en describir lo variopinto de su entorno que en encuadrarnos la acción.

Junto a estos momentos de acción o, incluso entre ellos, nos introduce casi monólogos que son más reflexiones y justificaciones de los personajes en voz alta que un diálogo con sus interlocutores. Estos, a veces, son simples excusas para que el personaje nos cuente lo que piensa y por qué actúa así.

Luego están esos personajes que solo aparecen para ayudar a los protagonistas a solucionar un problema para el que no tienen solución por sí mismos. Simples instrumentos que no aportan prácticamente nada más a la acción.

Siguiendo el hilo de los protagonistas, no he conseguido empatizar con ninguno de ellos. No parecen personajes reales; su forma de actuar es muy errática y no convencen totalmente con sus motivaciones. Motivaciones que, varias veces, tienen que explicar a través de esas “conversaciones” de las que he hablado por no quedar claras por su forma de actuar.

Resumiendo, mi crítica termina con la frase que he escrito en primer lugar y que describe muy bien lo que me ha parecido: cuando una portada te promete más de lo que te da.

Anuncios

Reseña “Si los gatos desaparecieran del mundo” de Genki Kawamura

35689020

Una delicia de libro este de Genki Kawamura. Breve, de poquitas páginas, pero que resulta ser un gran libro.

Se comienza con una sonrisa en los labios pensando que va a ser una nadería, de esas que te lees entre libros más sesudos. Y, después, te vas dando cuenta de que no es lo que parece; es un libro profundo al que no le sobra ni le falta nada.

Tenemos a un cartero al que le han diagnosticado una enfermedad terminal. No descubro nada, porque esto lo conocemos ya en la primera página. Dicho así, podría parecer que nos enfrentamos a un drama, pero la forma en la que el protagonista lo encara parece más una farsa que una desgracia. No empatizamos en ese momento con él, simplemente nos resulta incluso divertido pues, al modo de un extraño Fausto, se descubre discutiendo con el diablo sobre un posible trato a cambio de su vida. Nada más fácil de cumplir que deshacerse de algo que considere innecesario… o no.

A través de sus reflexiones para sellar el trato, nos comenzamos a dar cuenta de las cosas innecesarias que nos rodean y que consideramos esenciales. O, por el contrario, otras que ni siquiera repararíamos en ellas, son las que llenan nuestras vidas y las hacen más completas de lo que creeríamos y son por las que lloramos si las perdemos.

Una novelita que nos sumerge cada vez más en la reflexión sobre nuestas vidas y en lo que realmente deberíamos considerar necesario para que fuera una vida plena. Una novela que es como el aire que nos remueve el alma y nos deja un poso de reflexión. No siempre los libros largos son los mejores.

Lírica española de hoy

Un libro recopilatorio de poesía, de poca extensión, que muestra algunas poesías a modo de ejemplo, y supongo de las más representativas o del gusto del autor que hace la antología. En la obra aparecen los poetas nacidos en España y que publicaron después del fin de la Guerra Civil acontecida en dicho país. Antes de las poesías se presenta una brevísima biografía y las obras publicadas por dichos poetas. Aparecen ordenados por la edad, es decir, los primeros nacidos a principios de siglo XX y los últimos a mediados. 

La mayoría de los poetas han tenido alguna obra galardonada con el premio Adonais. Aparecen por lo tanto los poetas más afamados y más vendidos en los años de la Postguerra. Gabriel Celaya, Gloria Fuertes, José Hierro y un largo etcétera.

Es un libro para dar a conocer y atraer la atención del lector hacía una mayor profundización de los muchos poetas que aparecen. Es un boceto publicitario muy personal hecho al gusto del autor José Luis Cano, gran conocedor de la poesía del siglo XX en el que vivió y escribió, así como ayudo a descubrir. Dejo un Link de un Blog que habla de su figura y contribución a la lírica española.  http://saenzsotogrande.blogspot.com.es/2014/06/jose-luis-cano.html?m=1

Un libro recomendable a quien quiera conocer la poesía española y sobre todo a los poetas del siglo XX, posteriores a la Generación del 27, influidos por ellos y por las circunstancias sociales acaecidas en España entre los años 30 y 70.

Entre amigas

Es un libro muy voluminoso, pero nada denso. Contiene la correspondencia de las protagonistas del libro, la politóloga Hannah Arendt y la escritora Mary McCarthy. Ambas mantuvieron una amistad duradera y un cariño recíproco. Las dos compartían la nacionalidad estadounidense y una pasión por la cultura europea. Muy preocupadas por la Política, demócratas en oposición al Partido Republicano estadounidense. Pero su interés no sólo se centra en la política estatal si no que abarca a todo el globo terráqueo. Son dos figuras muy importantes en el mundo posterior a la Segunda Guerra Mundial. Sus libros serán objeto de amplias polémicas en muy diversos países.

La editorial Lumen nos muestra la cara más íntima de las dos protagonistas. Pues las amigas no sólo viven para la política y la vida cotidiana llena casi todo el espacio de las cartas dirigidas a quién piensa como uno mismo. Y con quien no hay ganas de polemizar, si no de confraternizar. No pasan los años en balde y los “cotilleos” sobre las amistades comunes así como los achaques de la edad, irán siendo el tema principal de las cartas. Por supuesto la aparición de la comunicación telefónica también tiene mucho peso a la hora de la extensión de la correspondencia y de su asiduidad.

Es un libro curioso, por lo que tiene de íntimo. Y muy humano por lo que tiene de vida cotidiana. Pone en valor la amistad y nos devuelve la vista a una forma de comunicación tan distinta a la actual. Pues el correo electrónico y la mensajería instantánea vía Internet han modificado quizás para siempre la comunicación por correspondencia vía papel y tinta.

Interesante el libro a quien guste leer correspondencia ajena, y seguidores de ambas protagonistas.

Reseña de “La quinta estación” de N. K. Jemisin

34418540

“Empecemos por el fin del mundo”, así comienza este libro.

Antes de nada puntualicemos: no puedo considerar “La quinta estación” de N. K. Jemisin como ciencia ficción. Vale, podemos encontrar nociones de física, pero eso no la convierte en ciencia ficción. Reconozco que, en determinados momentos, parece insinuar que se trata de una sociedad derivada de la nuestra y que, por circunstancias que no explica, ha llegado hasta allí. Pero, si nos basamos en lo que nos cuenta en este primer libro de la trilogía, no podría considerarla una obra de ciencia ficción. Se trata de una novela de fantasía, muy bien llevada, pero fantasía. No puedo contar mucho sobre  su estructura sin destripar sorpresas, pero, hacedme caso, es una muy buena obra de ficción. No conocía nada de esta autora, pero después de esta lectura ya tengo apuntada su anterior trilogía para leer (El Legado).

La obra que tenemos en las manos ha sido ganadora del Hugo en 2016 y merecidamente. Una estructura narrativa que encaja conforme vamos leyendo. Personajes creíbles y muy humanos, a pesar de que ni ellos mismos se consideran como tales. A veces más humanos que los propiamente llamados así. En seguida conectamos con la protagonista de cada una de las historias que nos va contando, definida tanto por sus acciones como por sus pensamientos, mucho más que por la opinión que tienen de sí mismos. Poco a poco vamos conociendo más de ese mundo del que, en algunos momentos, la autora nos da pinceladas insinuando que es el nuestro en un futuro. Como he dicho, tal vez por esas insinuaciones es por lo que se ha considerado ciencia ficción.

A lo largo del libro nos va explicando muchas cosas y otras las deja en suspenso para, entiendo, posteriores libros, haciendo que deseemos seguir con la trilogía, cosa que no siempre consiguen hacer los autores. Jemisin sí lo logra sin dejar de cerrar la historia que nos estaba narrando. Mantiene la acción en un punto álgido hasta el final y allí lo deja. Esperemos que para recuperarlo en la segunda parte.

Como he dicho, buenos personajes y buena historia dentro de una estructura bien creada que hacen de “La quinta estación” un libro muy recomendable.