Reseña de “Ciudadano de la galaxia” de Robert Heinlein

20499401

“Ciudadano de la galaxia” o cómo leer un libro sin darse cuenta. Hay libros que te obligan a repetir que escribir ciencia ficción no es ser sesudo y utilizar teorías y términos rebuscados, intentando mostrar lo buen científico que eres. Una simple idea puede llevarte a disfrutar y a reflexionar al mismo tiempo. Tal vez venía de haber leído otro más denso y, por eso, este me ha parecido como una brisa de aire fresco. Se trata de uno de esos libros en los que, al llegar al final, te sorprendes y te lamentar de que ya haya terminado. Aventuras con su fondo moral en contra de la esclavitud y uan reflexión de hasta qué punto se es libro.

Solo un par de pegas. Echo de menos un poco más de la historia de Baslim porque me parece que no nos cuenta todo lo que podría contarnos de él, aunque eso es simple opinión subjetiva mía. Mi otra pega es referida a Thorby, el protagonista. Se trata de un personaje muy creíble y en seguida conecté con él, pero al final esa evolución abrupta que muetra no me ha parecido muy acertada. Más bien parece que hablara de dos personas completamente diferentes. Y, sabiendo que se trata del mismo personaje, se ve un cambio demasiado drástico. Se rompe esa evolución y nos presenta a un Thorby demasiado serio y “mayor”. Por lo demás, un libro muy recomendable para acercarse a Heinlein.

Anuncios

Reseña de “Las estrellas son legión” de Kameron Hurley

36369375

Siempre termino cayendo en la misma trampa. Me dejo guiar por las críticas favorables que hacen de un libro y, normalmente, acabo con mis expectativas por los suelos. Solo con lo que acabo de decir ya os podéis imaginar qué es lo que me ha parecido Las estrellas son legión de Kameron Hurley. Demasiadas buenas referencias de gente que no conozco, ni sé si sus gustos se acercan a los míos. Así que… tampoco vosotros os dejéis llevar por mi opinión y comenzad a leerlo si os apetece. Y después comentemos por qué no me ha gustado el libro.

En primer lugar, no he conectado con los personajes principales. Me daba igual lo que les pasara, con lo que hubiera podido dejar de leer en cualquier momento sin remordimientos y sin quedarme con la duda de si conseguían su objetivo o no. Me daba lo mismo. Es curioso que me hayan parecido más interesantes los personajes secundarios que los principales, aunque ninguno de ellos estuviese bien definido. Tal vez porque, al estar más cercanos al arquetipo, me era más fácil empatizar y comprenderlos. Eran meros ayudantes para ese “viaje del héroe” de la protagonista. Nada original tampoco ese viaje que, si rascamos un poco, podemos encontrar en tantos libros y en tantas películas, algunas incluso en las que nunca hubiéramos pensado (llegados a este punto os sugiero, como diversión, haceros con la lista que sigue Campbell y comenzar a analizar cualquier película. Os sorprenderá). Retomemos la crítica, después de este inciso. Nada original. Encontramos incluso la “resurrección” del héroe que sale de las aguas con algo que le ayudará en su misión. Todo esto lo podría perdonar si me hubiera parecido interesante su búsqueda, o me hubiera transmitido suspense conocer el final o, simplemente, hubiera tenido buenos personajes. Algo, por favor. Pero yo no he encontrado nada de eso. El único punto en el que reconozco su originalidad es en el hecho de no poner ni un solo personaje masculino. Pero tampoco le he encontrado sentido a eso. Las acciones las podía haber realizado tanto un personaje masculino como uno femenino. No considero que la ciencia ficción (ni ningún otro) sea coto privado del género masculino y, por lo tanto, tampoco considero que lo sea del género femenino. Si hubiera utilizado un género neutro como Ann Leckie tampoco hubiera cambiado mucho. ¿Por qué he seguido leyendo entonces? Porque tenía la esperanza de que, en algún momento, apareciese ese algo que ha llevado a la gente a recomendármelo. Pero no, yo no lo he encontrado. Pero eso no quiere decir que cualquiera de los que estéis leyendo esto no lo encontréis. Eso sí, por favor, si es así, explicádmelo porque yo no lo entiendo.

Reseña de “Antes de la caída” de Noah Hawley

31394750

En primer lugar quiero decir que he llegado a este libro por su autor, Noah Hawley, publicitado como “el guionista de Fargo”. Quería saber si era tan bueno escribiendo novelas como haciendo el guión de esta estupenda serie.

He dudado en ponerle la máxima puntuación, pero eso solo se lo reservo a aquellos que me dejan con una sonrisa de satisfacción y de plenitud después de su lectura. Si pudiera ir con decimales seguro que iría por el 9,95. Tal vez le quito esas décimas porque al principio no sabía qué me estaba contando ni a qué venía la historia del nadador. Luego he sabido por qué razón estaba allí. Pasad esa parte antes de decidiros a juzgar la obra. “Antes de la caída” es un libro muy bien estructurado. Trata sobre la investigación de un accidente aéreo y, a través de las historias de los personajes, antes y después del suceso, nos va relatando los antecedentes hasta llegar a la causa. Un punto a favor de Hawley es este sistema para irnos descubriendo la historia. Tiene gran habilidad en mantener la tesión y en irnos dando información poco a poco, incluso a veces de forma contradictoria, como sucedería en un caso real donde hay varios investigadores y varias vías de investigación abiertas. Con un trasfondo de luchas internas, problemas personales y una gran capacidad psicológica para mostrar el lado oculto de los personajes. No son planos, ni mucho menos. Cualquier de ellos está retratado de tal manera que podría pasar por una persona real con sus luces y sus sombras, sus deseos, miedos y contradicciones. Hasta casi el final estás pensando que cualquiera de ellos, incluso el héroe, te puede dar una sorpresa y hacerte cambiar el concepto que tienes sobre él.

Además de la historia en sí tiene una crítica profunda a la vida moderna y a los medios de comunicación en particular. A aquellos medios que piensan que todo vale para conseguir subir la audiencia. Como buscan la carnaza en cualquier asunto para entregar al espectador y que piensan que todos ocultamos algo. Bien, puede ser así, pero no por eso debemos airearlo al mundo, y menos buscando el lado oscuro de nuestras personalidades y tergiversando los hechos. No todo vale ni todos tienen derecho a conocer nuestra vida privada.

En resumen, no puedo decir que sea un libro perfecto, pero para mi gusto, ha estado muy cerca de ello.

Reseña de “La humanidad dividida” de John Scalzi

36327264

La humanidad dividida es la quinta entrega de La vieja guardia de John Scalzi. En esta, a través de las diferentes historias que se van desarrolando con personajes que ya conocíamos de los libros anteriores, vamos deslizándonos por el libro con esa rapidez con la que se caracteriza Scalzi. Hay momentos en los que su vena cómica sale a reducir de tal manera que no podemos evitar reír de la escena tan absurda que se desarrolla (vease la escena con el perrito), para luego pasar de nuevo a la seriedad en determinados momentos y su gotita de moralidad. En un principio parecen historias diferentes e inconexas, que al final se unen. No es como los anteriores libros de esta saga. Aquí Scalzi deja a un lado su aspecto serio, para dar rienda suelta a situaciones cómicas que rozan el absurdo.

No es un libro perfecto, no es una maravilla, pero cumple su función, que es la de hacernos pasar un buen rato. No es una obra de ciencia ficción sesuda, pero no toda la ciencia ficción lo tiene que ser. Como no toda la literatura tiene que hacernos pensar ni todas las películas tienen que ser obras de arte. Prefiero leer este libro que se lee sin darse cuenta que acabar abandonando un libro que, de tan sesudo, termina aburriéndome.

Para disfrutar y soltar alguna risa con las situaciones que nos presenta Scalzi.

Reseña de “Jazz para el Asesino del Hacha” de Ray Celestin

27216713.jpg

De cómo una portada puede vender.

Parte de culpa de que me acercase a este libro la tiene su portada: el esqueleto tocando la trompeta. Luego ya leyendo por encima su sinopsis todavía me atrajo más. Un asesino real que campó por Nueva Orleans a principios del siglo XX. Dos cosas que me ayudaron a decidirme por comenzar su lectura o, mejor dicho, tres. Se trataba de una novela negra con un fondo histórico real y en una ciudad que me atrae. La verdad es que la recreación del ambiente está bastante bien lograda, aunque por una extraña razón mi mente se obstinaba por verlo desde la perspectiva victoriana del siglo XIX. Tal vez por la referencia a Sherlock Holmes a la que contribuye una de las protagonistas, o tal vez porque me evocaba ese ambiente oscuro que me recordaba al barrio londinense de Whitechapel y su famoso asesino.

La historia que nos presenta Ray Celestin parece ser más interesante que el propio tema del Asesino del hacha real. Una cosa curiosa es la introducción de cartas reales que el homicida real escribió a los periódicos y que Celestin incluye en su novela. El entramado interior es interesante porque no es solo un investigador el que trata de descubrir al asesino, sino que son varios, con lo que el escritor nos va descubriendo pistas y aclarando hechos, pero ninguno de los personajes tiene toda esa información al completo. Se agradece que los personajes no sean arquetipos, aunque tampoco sean originales. Todos tienen su vida y sus problemas fuera del hilo principal que el autor nos va desgranando poco a poco. Algunos tienen un tratamiento más profundo y otros se quedan un poco cortos tanto en su personalidad como en sus motivaciones, pero en general están bien construidos. Se echa en falta una mayor profundidad en el personaje histórico, aunque no sea uno de los principales y tal vez por eso no esté tan trabajado. Para mí la relación más interesante y más cuidada es la de Talbot y D’Andrea. Nada original en el fondo porque la hemos visto muchas veces: el maestro y el alumno. Pero se trata de los dos personajes más completos que he encontrado. Tienen un pasado y una personalidad muy compleja, aunque Talbot en el epílogo parece perder esa profundidad con un cambio demasiado radical para mi gusto.

En cuanto a la ambientación está bien recreada y, en algunas ocasiones, resulta asfixiante ayudando a la narración y a crear tensión. Los manglares, el ambiente de los barrios bajos de Nueva Orleans, ese aire cajún nos sumerge en la opresión y la amenaza a la que contribuye la tormenta que se cierne sobre la ciudad y que parece ser reflejo de la historia sobre la investigación de las muertes del asesino.

Es verdad que se podría haber sacado más partido a algunas situaciones y a algunos personajes, pero en conjunto es una novela que mantiene el interés y la intriga. Es una buena forma de despertar el interés por la ciudad de Nueva Orleans. NOLA como la llaman por aquellas tierras.

Reseña de “La mecánica del corazón” de Mathias Malzieu

6713167

Cuando comencé el libro no sabía muy bien qué esperar de él. Parecía de fantasía, pero no sabía hasta qué punto. Más cercano al steampunk o, mejor dicho, al clockpunk. Ese reloj de madera parece ser otro personaje en la historia y tiene un papel fundamental en el desarrollo del protagonista.

En un principio me pareció muy tierno al modo Tim Burton como Eduardo Manostijeras. Un personaje inadaptado con una deficiencia que le hace especial. Pero en algún momento pasó a parecerme un poco empalagoso. Pretendía ser “real” y al mismo tiempo elevarse a través de los sentimientos del protagonista. El triángulo amoroso es bastante simple y manido. Y habría que plantearse hasta qué punto el personaje principal evoluciona a lo largo del relato o simplemente es el mismo niño desamparado del comienzo.

Es un relato que evoca más que muestra y, como he dicho, en ocasiones me ha parecido demasiado cargado de imágenes románticas tópicas o predecibles.

En cuanto a los personajes, me han atraido más los secundarios que los principales. Parecían más reales. Los protagonistas parecen estar comprimidos por las características del estereotipo: el enamorado, la amada y el rival.

El final tan abierto supongo que estará debido a la continuación en los siguientes libros.

En resumen, me he quedado con una sensación de falta de algo. Tal vez esperaba que se desarrollara de otra manera después del principio tan prometedor. Quizá mis expectativas hayan hecho que enfoque el libro del modo inadecuado.

Reseña de “Culpable” de Jim Butcher

13558183

Pues ya ha caído el número 8 de la saga de Harry Dresden. Y sigo queriendo continuar con su lectura. Ha sabido mantener mi atención durante todo el libro y he vuelto a devorarlo en poco tiempo. Pero, como dije en el número anterior, no puedo ser imparcial con Harry. Simplemente me encanta. El héroe imperfecto que sufre y sangra y que tiene su lado oscuro como cualquiera, pero que también es capaz de sacrificarse por lo que cree que es justo. Todo eso sin dejar de reírse de sí mismo y de hacer bromas hasta en el peor momento. Un héroe humano, con sus problemas sentimentales y con necesidades físicas, que no le impiden hacer lo correcto… a pesar de todo.

Esta vez se enfrenta a un asunto de magia negra, pero no dejamos de avanzar en el resto de historias: el enfrentamiento con las hadas de anteriores libros que cada vez se complica más, el Consejo Blanco con sus rígidas normas, la amistad con Murphy, la relación con su medio hermano Thomas. Y, por supuesto, con Bob. Muchos hilos que siguen desarrollándose en este libro y que mantienen el interés. Y… una nueva circunstancia que va a dar mucho juego en posteriores libros, estoy segura. Evito el spoiler.

En resumen, nuevo libro para disfrutar de este mago de Chicago. El único que se anuncia en las páginas telefónicas. Y que seguirá haciendo sonreír a sus fieles seguidores, como esta servidora. Un libro entretenido que no se hace pesado en ningún momento.

Reseña de “Rita Hayworth y la redención de Shawshank” de Stephen King

39664

El buen sabor de boca que me había dejado la película basada en esta historia me cortaba un poco de iniciar su lectura. Recuerdo haber salido del cine con una sensación agradable, incluso con optimismo. Son de esas películas que te dejan un poso que consigue que sigas recordándolas con ternura al paso de los años y de que te enganches a ellas cuando vuelven a reponerlas en televisión (eso, hasta que los anuncios excesivamente largos acaban con tu paciencia). Esa misma sensación tuve con otra adaptación de Stephen King, La milla verde, o con otra película emblemática y querida por mí, American Beauty. Películas que te consiguen, a pesar de su argumento y desarrollo (y final) que te quede una sensación de esperanza y de pensar que todo merece la pena. Que hay que buscar la felicidad, aunque no la veas muy cercana. Pues todo esto me llevó a plantearme (además de la propuesta realizada en un club de lectura en el que estoy descubriendo muy buenos libros), el inicio de esta nueva lectura. Y no me defraudó. He llegado a la conclusión de que Stephen King me gusta más cuando no trata temática de terror. Tiene una narrativa, en apariencia sencilla, que te va llevando a lo largo de toda la historia sin detenerse ni dejar que te aburras o te pierdas. Me ocurrió con “Colorado Kid” y me ha ocurrido con este libro. Cuando me detenía en su lectura era porque no tenía más remedio, no porque perdiera interés.

Y ahora entramos en la historia, aunque sabía lo que iba a ocurrir seguía queriendo leer más. Hago otro inciso para alabar la adaptación de la novela a su formato cinematográfico. No se pierde nada o casi nada del espíritu de la obra. El único problema es que sigo viendo a Morgan Freeman en el papel del irlandés pelirrojo llamado Red. Un acierto la utilización de la primera persona para acercarnos la historia, aunque no se centre en el narrador, sino en alguien próximo a él. Por lo tanto, no podemos saber realmente lo que el protagonista siente o piensa, más aún cuando se nos dice que era muy reservado. Podemos ver la evolución y la apertura del personaje hasta el final y su complejidad camuflada bajo esa frialdad. También una crítica al sistema carcelario de la época retratada; la corrupción de los directores y de la gente que se aprovechaba de dicho sistema. Pero todo sin moralizar, solo como simple información dejando que nosotros saquemos las conclusiones.

Y todo encuadrado en esa búsqueda de la libertad del hombre, de la justicia a pesar de todo, incluso de la propia Justicia.

Todas estas opiniones y digresiones para tratar de convencer al posible lector reticente de que comience la lectura de este relato sin reservas, incluso si ha visto la película “Cadena perpetua”. Puedo casi asegurar que no le dejará indiferente. Así que “todo se reduce a dos posibilidades: o te consagras a vivir o te dedicas a morir”.

Reseña de “El gigante enterrado” de Kazuo Ishiguro

32712308

Una sensación agridulce la que me ha dejado este libro. Un final abierto, casi demasiado, en el que no sabes qué pensar. Una especie de viaje iniciático, o mejor dicho, de conocimiento de los propios personajes. Y una pregunta que queda flotando: ¿es mejor olvidar o recordar también lo malo? ¿Nos hace más fuertes superar el odio o es preferible seguir inocentes y olvidarlo todo?

Todo esto en el contexto de una fábula con tintes mitológicos. Dragones, caballeros, Arturo Pendragón, Merlín… Tal vez fue culpa mía el perderme un poco en el hilo de la historia. Tal vez esperaba más fantasía o tenía otras expectativas. Me ha agradado, pero casi hubiera concentrado la acción para evitar este distanciamiento en algunos momentos. Luego hay historias que no terminan de encajar en el conjunto, no acaban, ni siquiera nos da una ligera idea de hacia dónde conducirán sus pasos. Quizá, como ya digo, tenga la culpa yo y mis expectativas y ese no entrar totalmente en la historia.

Pero, en general, es una historia que te hace plantearte preguntas y te propone respuestas a dichas preguntas. Aunque sin decantarse claramente por una idea concreta, quizá pretendiendo que seamos nosotros quienes elijamos nuestra propia reflexión.

Reseña de “Ready player one” de Ernest Cline

12885533

Tenía su lectura pendiente desde hace tiempo. Varios amigos me habían recomendado hacerlo repetidamente, pero siempre había un libro que pasaba a primer término. Así que, aprovechando el estreno de la película, adelantó su puesto. ¿Qué decir de él? Libro entretenido que desde el primer momento te hace esbozar una sonrisa nostálgica. Tal vez por eso no pueda ser objetiva. Argumento simple: chico solitario con unos amigos que le ayudan para conseguir “salvar al mundo” del malo, muy malo, que intenta destruir el statu quo. Un libro juvenil más si no fuera por todo ese trasfondo de “cultura pop”. Ese es su punto fuerte, el hacernos viajar al pasado como aquel DeLorean que también vemos retratado en el libro. Una visión del pasado, pero no solo de los videojuegos como podríamos pensar por el título del libro, sino de su música, de sus películas, incluso de su estética. Debo reconocer que mi conocimiento sobre videojuegos no es muy extensa y que no he jugado a la mayoría de los que se nombran, y otros solo brevemente, pero el reconocimiento de los pocos que conocía y de las curiosidades que no sabía de todos ellos me ha hecho seguir la lectura con interés. Con las películas nombradas e incluso analizadas en el texto he disfrutado recordando sus escenas, aunque no me creo capaz de recitar los diálogos completos de ninguna de ellas (ya entenderéis lo que digo cuando leáis el libro), aunque todavía recuerdo diálogos completos de Cazafantasmas y de Blade Runner.

En fin, si queréis pasar un agradable rato con una sonrisa en los labios, mientras recordáis aquellos años, pasad al primer puesto de vuestras lecturas este libro. Y, si estáis aburridos y queréis olvidaros durante 139 minutos de todo y volver a recordar lo bueno de vuestra juventud, sentaos, coged las palomitas… y a disfrutar.