La soledad de los números primos


Primera novela del autor y un éxito editorial que a los pocos años se convierte en una película, en cuyo guión colabora el joven Paolo Giordano. Es un libro fácil de leer, con capítulos no muy extensos y la sucesión de acontecimientos por orden cronológico, apareciendo la fecha al inicio, excepto la última parte, que siendo la más extensa es la conclusión. En ella la narración hace algún salto en el tiempo para mantener la intriga. Con narrador omnisciente y muy pocos diálogos. 

En principio sorprende que haya tenido tanto éxito, dos protagonistas desastrosos y desgraciados no parecen ser una fórmula de éxito. Pero la intriga por cómo acabarán las vidas éstos extravagantes personajes te va poco a poco atrapando. El argumento muy sencillo, dos adolecentes traumatizados que tienen que crecer y madurar en un ambiente hostil. Dos números primos, que para colmo se enamoran.

El autor es un físico y el protagonista masculino es un apasionado de las matemáticas. O quizás esconde su trauma en dicha afición. Esto hace que sin necesidad de documentarse la historia parezca más real. El autor sabe de lo que habla cuando usa metáforas matemáticas. Por otro lado que la protagonista femenina sea anoréxica hoy en día tampoco sorprende a nadie. De forma que creerse lo que estamos leyendo no supone ningún esfuerzo. Así llegamos a devorar el libro sintiendo pena o morbo por dichos desgraciados en un mundo en constante cambio.

Es una novela interesante para los adolescentes que no sufran depresión, anorexia o traumas infantiles. Los padres con adolescentes se entretendràn y se asustarán de lo que leen. El final es muy posmoderno. Y lo mejor que la intriga se mantiene hasta la última página.

Anuncios

El horror de la escalera y otros cuentos fantásticos

Recopilación de cuentos, de tintes fantasmagóricos y misterios sin explicación. Son 615 páginas que se leen bien si se hace poco a poco, pues leídos los cuentos uno detrás de otro, parecen similares. Es lo primero que leo del autor, Arthur Quiller-Couch, prolífico en su época pero poco conocido en la nuestra. Los cuentos se pueden enmarcar dentro de la novela gótica, pues la arquitectura, los paisajes, el amor romántico y el terror se dan la mano en muchos de ellos. Pero el autor se ve claramente que no pretendía llegar a mucho público ni conseguir un best seller.

Ha destacar la humildad de los cuentos y de muchos de sus protagonistas, parrocos, marineros, sirvientes, personas caídas en desgracia, o perseguidas por fantasmas del pasado. No son fantasmas terroríficos, sino más bien almas que no han encontrado el camino hacia la luz. Son cuentos por tanto de una época religiosa y con gran parte de la población deseosa de prosperar, en la Gran Bretaña de finales del siglo XIX.

Recomendable a quienes gusten de la literatura clásica, de la novela gótica y de los cuentos fantásticos. Es un libro para leer con calma, y dejarse llevar por las descripciones y la atmósfera inquietante por turbia además de tenebrosa.

Dejó dos links de descripciones del libro de otros blogs para completar la reseña. https://www.fabulantes.com/2011/08/el-horror-en-la-escalera-arthur-quiller-couch/

http://www.ccyberdark.net/165/el-horror-de-la-escalera-de-arthur-quiller-couch/

Drácula

Libro clásico, finales del XIX, del que casi todo el mundo se sabe el principio e incluso el final. Acercarse a leer un texto así requiere interés por conocer los inicios, de la figura que ya es un icono del siglo XX y XXI. Los protagonistas principales el Conde Drácula y su álter ego el Profesor Van Helsing. Quizás por ser tan conocidos a mí me han llamado la atención los personajes secundarios, el loco zoofago Renfield y el enamorado Jonathan Harker.

Bram Stoker consigue un best seller, y eso no es nada fácil y todo un misterio. En mi opinión puede estar en la gran labor del autor por documentarse y por unir ficción y datos reales. Seguramente pensó en escribir una gran obra, y fracasó en su época pues había escrito una rareza sobre la locura del ser humano que ha obtenido la inmortalidad y quiere más adeptos inmortales. Algo que en la Europa de finales del siglo XIX no era una rareza, buscar adeptos al Imperio o al movimiento social. 

Para el lector de hoy, para mi por ejemplo, es sorprendente la visión del amor en la figura de Jonathan Harker. Y la visión del loco Renfield que tanta ansia tenía por estar con su amo y señor. 

Como vemos, a pesar de hacerse largo el libro, la lectura es fácil por ser epistolar y mantiene la intriga. El terror ya se ha evaporado, pero es recomendable leer para saber los terrores de otras épocas. Y el gran miedo, sigue vigente. A transformarse en un chupasangre, en un “otro” amoral dominado por el vicio y la conscupiscencia.

El asesinato considerado como una de las bellas artes


Libro muy corto dividido en tres partes, muy diferenciadas unas de otra por la intención del escritor. En la primera Thomas de Quincey nos llama la atención, intenta impactar en la conciencia del lector. Descubrimos que hay una sociedad secreta del vicio, y en uno de sus textos nos narra de la forma más cínica e impasible como se dedican a estudiar los crímenes desde un punto de vista estético.

Pero bajo este estilo cínico, se deja ver un sarcasmo y un sentimiento de indiferencia hacia lo morboso. En la segunda parte, un texto para aclarar las quejas y confusión que ha creado el primero, el sarcasmo y la ironía toman todo el protagonismo. Los textos al ser Memorandos, están escritos en primera persona.

La tercera parte sin olvidarse del sarcasmo, consiste en la descripción de los asesinatos cometidos por dos asesinos que actuaron en Londres y que según reflejaban los Memorandos, fueron de una estética digna de mención. Pero el verdadero arte durante todo el escrito se encuentra en la forma de narrar dichos acontecimientos, con notas y reflexiones filosóficas, manejando el suspense y llevando al lector por el camino deseado. Es decir, viendo un asesinato con mirada analítica y olvidando el morbo.

El libro es interesante para los apasionados por la literatura clásica. Es un claro ejemplo de como la literatura juega con los sucesos reales, los lleva al terreno de la ficción, y consigue provocar en el lector incluso la risa de acontecimientos dramáticos. Texto del libro.

El nuevo liderazgo ético

Libro fácil de leer que plantea grandes interrogantes. Dividido en siete capítulos, cada uno de ellos divididos en diferentes apartados. Por ejemplo el capítulo III La economización del pensamiento humano tiene un apartado titulado Desmedidamente informados. En cada uno de ellos el autor expone sus ideas, en párrafos de poca extensión, contestándose a preguntas que se hace. Por ejemplo en dicho apartado del capítulo III: ¿Es posible que un día perdamos la capacidad de reflexionar, al haber sido sustituidos de modo continuo por los nuevos ordenadores?. 

Alfred Sonnenfeld se plantea en el libro si ante el mal de la modernidad es necesario un nuevo código ético. Y cómo ese nuevo código ético debe ser liderado por personas libres y al mismo tiempo serviciales. Su código ético está fundamentado en los clásicos griegos, Sócrates, Platón y Aristóteles. Gran seguidor de la neurociencia, relaciona los avances en esta Ciencia con filósofos modernos como Martin Heidegger o Josef Pieper. Por que para el autor el hombre libre tiene que aprender, y tomar decisiones. Y con ello aprende a ser bueno. La bondad para el autor no es adquirida genéticamente ni determinada por el medio ambiente (medio social en el ser humano). El autor incide en volver a liderar la sociedad, por líderes “virtuosos” desde un punto de vista clásico griego y “amorosos” desde un punto de vista Cristiano.

El libro es recomendable para los interesados en la filosofía, especialmente en la rama de la ética. También para quienes quieran reflexionar sobre la modernidad. Antes de enfrentarse al texto es interesante conocer la filosofía clásica griega, la de Heidegger y por supuesto el pensamiento cristiano. No es imprescindible pero ayuda a entender y seguir la lectura y el pensamiento del autor.

Correr tras el propio sombrero (y otros ensayos)


Libro que contiene una gran cantidad de ensayos, artículos periodísticos de opinión sobre temática variada del irónico y perspicaz G.K. Chesterton. En ellos aborda la temática que le caracteriza, la crítica social hacia las ideas de progreso y modernidad. La defensa de la humildad y la pobreza. La lucha contra la soberbia y la avaricia de los ricos. Su opinión sobre la literatura inglesa, Shakespeare, Dickens, Bernard Shaw, etc. Y una revalorización del cristianismo como forma de entender la vida y enfrentarse al futuro. Es un escritor que escribió para los lectores que le rodeaban sin olvidar al nuevo mundo, los Estados Unidos que marcaban el ritmo cultural y socialmente hablando.

Conocido es su estilo irónico y paradójico, llevando reflexiones a resultados absurdos y contradictorios. Lo que provoca una risa fácil y hace divertida la lectura. Defiende por ejemplo la novela policíaca y de misterio llegando a la conclusión que sin los asesinos no se puede vivir. 

Es recomendable a quienes gusten el ensayo ligero, sobre la sociedad de finales del siglo XIX y la literatura anglosajona. Y a quienes quieran divertirse con la prosa más sobresaliente en paradojas e incongruencias sobre el comportamiento humano. Más libros del autor en la editorial Acantilado  http://www.acantilado.es/persona/g-k-chesterton/ 

Seda Roja

Segunda novela leída del autor con el mismo protagonista: el inspector de Policía Chen Cao. Qiu Xiaolong sigue dibujando la actual China, y sus luchas de poder, entre Shanghai y Pekín. En este libro su protagonista parece divagar entre sus dos pasiones, por un lado la literatura clásica china y por otro su función de inspector de policía. Y mientras su ayudante se verá tras la pista de un asesino en serie, con un peculiar modo de mostrar a sus víctimas. Las abandona con una prenda de vestir roja, un qipao de seda.

La novela escrita con narrador omnisciente, no tiene mucha acción. Es más bien de corte psicológica, en una opresiva y cambiante ciudad de Shanghai, adaptándose a la moderna metrópolis del siglo XXI. Pero no todas las personas han olvidado su pasado, y Chen Cao investigando sobre literatura clásica china descubrirá una “femme fatale” al estilo chino. De aquí y gracias a una serie de coincidencias el inspector nos muestra el final de la historia, en lo que podríamos catalogar como la mejor parte del libro. Un final dialógico, tour de force del inspector contra la conciencia justiciera, la que él mismo debe tener para llevar a cabo su profesión.

El libro es interesante para los apasionados por la novela policíaca. Se pone a divagar mucho sobre psicoanálisis y la femme fatale intentando dar ese toque psicológico a la historia. Pero el autor no llega a dar la impresión de ser un aspecto relevante dentro del desenlace. Sin embargo es clave para entender el mismo.

Diez relatos de crimen y misterio


Un recopilatorio ideal para el verano, de diez historias cortas y entretenidas sobre asesinatos misteriosos que deben explicarse, si tienen explicación. Pero para éstos diez maestros escritores de la intriga y el misterio todo tiene explicación. Otra cosa es que la queramos o no creer. Podemos hablar de relatos clásicos, no sólo por su antigüedad, sino por su fama. Escogidos por su brevedad y su calidad, y como dice el dicho: lo bueno si breve dos veces bueno.

En estos relatos aparecen esqueletos, robos, venganzas, envidias, sangre y por supuesto muerte. Y sólo los mejores son capaces de aclarar el misterio, Sherlock Holmes, el Padre Brown, veteranos inspectores, hombres de ciencia y de indudable inteligencia que ayudan a poner los puntos sobre las íes. También algún relato sirve para demostrar que la inteligencia no está sólo entre los que luchan contra el crimen. 

Recomendable a quienes se inicien en el relato policíaco o de resolver crímenes. Y a todos aquellos que gusten del misterio. La verdad suele estar más allá de la simple apariencia de lo creemos que es la verdad.

La agonía del cristianismo

Pequeño libro de apenas 100 páginas que el autor Miguel de Unamuno dedica a reflexionar sobre el cristianismo. En el momento de escribirlo se encontraba exiliado en Francia, y como él mismo reconoce echando de menos su España natal. Escribe por tanto desde una situación de añoranza y en un período de estudio de la religión. 

Es Unamuno un pensador de su época y para su época. Escribe sabiendo que no le leerán en el lejano Oriente, sino más bien los seguidores o detractores de su país de procedencia: una España convulsa y dividida. Considerado un gran polemista, seguidor de llegar a la verdad a través de la discusión y el debate, al estilo Sócrates, pero profundamente convencido de llevar la razón y ser suya la verdad. En este libro analiza “la agonía” del cristianismo. Y todo él se centra en definir y remarcar el significado de dicha agonía. Para Unamuno es lucha, es vivir en la contradicción, en la discusión constante consigo mismo y con la sociedad. Unamuno es el gran defensor del individuo, que está por encima de toda ideología y nación. Por ello empezará defendiendo al cristiano solitario y místico por encima de cualquier orden monacal o religiosa. El libro durante nueve cortos capítulos va defendiendo su postura, anticipándose vehementemente a las críticas que podría recibir, y recalcando la cantidad de contradicciones que hay en sus posibles críticos. Así hablará de Pascal y su cristianismo racional, de la orden de los jesuitas, del cristianismo Calvinista, etc. Todo con la idea de defender su postura de la vida cristiana como una lucha constante y trágica. Lo que coincide con la época de la España en la que vivió y con el pensamiento de la generación del 98 al que se le adscribe. Ejemplo la novela “La busca” de Pío Baroja.

El libro es recomendable a los que gusten polemizar y pensar sobre la religión y la sociedad. Se lee fácilmente y es considerable la capacidad del autor para “llevarse el gato al agua“. Estamos ante un pensador que no rehuye la batalla. Con un pesimismo siempre discordante.

La cantante calva – El maestro – La lección


De nuevo reseño un libro de Ionesco, compuesto por tres obras de teatro, cada una de ellas de un sólo acto. Todas tienen el mismo componente irónico y sarcástico. Las conversaciones se suceden de la forma más inverosímil posible, lo que será catalogado como “absurdo”. En este sin sentido aparente los personajes se mueven por el escenario como algo habitual y completamente normal. Lo que hace que sean escenas humorísticas y no una representación de locos. Por ejemplo cuando llaman a la puerta y al ir abrir no se encuentra nadie, y al volver a llamar a la puerta la dueña de la casa se niega a ir abrir pues no hay nadie. Lo que genera un debate sobre la imposibilidad de que no haya nadie tras la puerta cuando están llamando. La discusión es tan normal como si no fuese la primera vez que ha ocurrido, como demuestra la primera y sucesivas veces que ocurrirá durante la escena. Lo que provoca en el lector y el espectador la risa. 

Ionesco juega con lo inesperado, con los silencios, con la comunicación entre “sordos” o fallida. Cabe preguntarse si el autor nos quiere hacer pensar sobre la rutina, cuando los errores se repiten hasta pasar desapercibidos, siendo incluso tomados por aciertos. Y sobre todo el autor juega con el público de la obra, con lo que sabe o deja de saber. El maestro por ejemplo es una magnífica forma de representar la expectación, creandosela al espectador, para al final mostrarle engañado, habiéndose dejado llevar “sin cabeza”. La lección es divertida y nos muestra la forma más educativa de destruir a un educando, de sumirlo en una muerte cerebral. 

El libro es corto, se lee en poco tiempo y es recomendable para quienes gusten del teatro moderno, por supuesto del “teatro del absurdo“. Hay que leerlo con intención de divertirse.