La Felicidad según Spinoza

Libro pequeño y fácil de leer. Trata el tema de la felicidad desde una óptica filosófica. La autora Maite Larrauri nos introduce de una forma didáctica en la filosofía de Spinoza, racionalista del siglo XVII, para ir poco a poco tratando el tema de la felicidad desde ese prisma racionalista y práctico. El libro cierra los capítulos con Viñetas hechas por otro autor para una mayor comprensión del contenido.

En el libro la Razón juega un papel fundamental, no tanto para dar luz sobre qué es la Felicidad, sino para entender qué nos hace felices. Pero Spinoza siempre topa con los límites del determinismo, y sí las personas carentes de ese conocimiento están condenadas a no poder ser felices.

El libro es muy interesante a quien guste de la filosofía, a las personas que quieran acercarse al filósofo Spinoza. Y a aquellos que sientan interés por lo que han dicho sobre la felicidad pensadores de otra época. El libro busca ejemplificar la teoría para una mayor comprensión por los lectores de la actualidad.

Anuncios

Yo y Kaminski

Novela corta llevada al cine, narrada en primera persona. El narrador es un pretencioso biógrafo del famoso pintor Kaminski. El estilo es comedia y de pasar un buen rato se trata. Los dos personajes principales se envuelven en una “road movie” para encontrar un antiguo amor del pintor. Pero la hipocresía campa a sus anchas desde la página 1 del libro. ¿Ciencia ficción o realismo?. La relación de amistad es el eje central del relato. Las motivaciones para comportarse como lo hacen, escapan a los propios personajes.

El libro es recomendable para entretenimiento rápido y sin complicaciones. No hace falta saber de pintura ni de cómo escribir biografías. Se lee fácil.

Dejo Link con reseña del País

https://elpais.com/diario/2005/06/19/cultura/1119132003_850215.html

Reseña de “Jazz para el Asesino del Hacha” de Ray Celestin

27216713.jpg

De cómo una portada puede vender.

Parte de culpa de que me acercase a este libro la tiene su portada: el esqueleto tocando la trompeta. Luego ya leyendo por encima su sinopsis todavía me atrajo más. Un asesino real que campó por Nueva Orleans a principios del siglo XX. Dos cosas que me ayudaron a decidirme por comenzar su lectura o, mejor dicho, tres. Se trataba de una novela negra con un fondo histórico real y en una ciudad que me atrae. La verdad es que la recreación del ambiente está bastante bien lograda, aunque por una extraña razón mi mente se obstinaba por verlo desde la perspectiva victoriana del siglo XIX. Tal vez por la referencia a Sherlock Holmes a la que contribuye una de las protagonistas, o tal vez porque me evocaba ese ambiente oscuro que me recordaba al barrio londinense de Whitechapel y su famoso asesino.

La historia que nos presenta Ray Celestin parece ser más interesante que el propio tema del Asesino del hacha real. Una cosa curiosa es la introducción de cartas reales que el homicida real escribió a los periódicos y que Celestin incluye en su novela. El entramado interior es interesante porque no es solo un investigador el que trata de descubrir al asesino, sino que son varios, con lo que el escritor nos va descubriendo pistas y aclarando hechos, pero ninguno de los personajes tiene toda esa información al completo. Se agradece que los personajes no sean arquetipos, aunque tampoco sean originales. Todos tienen su vida y sus problemas fuera del hilo principal que el autor nos va desgranando poco a poco. Algunos tienen un tratamiento más profundo y otros se quedan un poco cortos tanto en su personalidad como en sus motivaciones, pero en general están bien construidos. Se echa en falta una mayor profundidad en el personaje histórico, aunque no sea uno de los principales y tal vez por eso no esté tan trabajado. Para mí la relación más interesante y más cuidada es la de Talbot y D’Andrea. Nada original en el fondo porque la hemos visto muchas veces: el maestro y el alumno. Pero se trata de los dos personajes más completos que he encontrado. Tienen un pasado y una personalidad muy compleja, aunque Talbot en el epílogo parece perder esa profundidad con un cambio demasiado radical para mi gusto.

En cuanto a la ambientación está bien recreada y, en algunas ocasiones, resulta asfixiante ayudando a la narración y a crear tensión. Los manglares, el ambiente de los barrios bajos de Nueva Orleans, ese aire cajún nos sumerge en la opresión y la amenaza a la que contribuye la tormenta que se cierne sobre la ciudad y que parece ser reflejo de la historia sobre la investigación de las muertes del asesino.

Es verdad que se podría haber sacado más partido a algunas situaciones y a algunos personajes, pero en conjunto es una novela que mantiene el interés y la intriga. Es una buena forma de despertar el interés por la ciudad de Nueva Orleans. NOLA como la llaman por aquellas tierras.

Reseña de “La mecánica del corazón” de Mathias Malzieu

6713167

Cuando comencé el libro no sabía muy bien qué esperar de él. Parecía de fantasía, pero no sabía hasta qué punto. Más cercano al steampunk o, mejor dicho, al clockpunk. Ese reloj de madera parece ser otro personaje en la historia y tiene un papel fundamental en el desarrollo del protagonista.

En un principio me pareció muy tierno al modo Tim Burton como Eduardo Manostijeras. Un personaje inadaptado con una deficiencia que le hace especial. Pero en algún momento pasó a parecerme un poco empalagoso. Pretendía ser “real” y al mismo tiempo elevarse a través de los sentimientos del protagonista. El triángulo amoroso es bastante simple y manido. Y habría que plantearse hasta qué punto el personaje principal evoluciona a lo largo del relato o simplemente es el mismo niño desamparado del comienzo.

Es un relato que evoca más que muestra y, como he dicho, en ocasiones me ha parecido demasiado cargado de imágenes románticas tópicas o predecibles.

En cuanto a los personajes, me han atraido más los secundarios que los principales. Parecían más reales. Los protagonistas parecen estar comprimidos por las características del estereotipo: el enamorado, la amada y el rival.

El final tan abierto supongo que estará debido a la continuación en los siguientes libros.

En resumen, me he quedado con una sensación de falta de algo. Tal vez esperaba que se desarrollara de otra manera después del principio tan prometedor. Quizá mis expectativas hayan hecho que enfoque el libro del modo inadecuado.

Una lectura de Kant

Libro de filosofía que contiene una introducción y varias presentaciones del análisis hecho por Michel Foucault de los escritos que el también filósofo Inmanuel Kant hizo para hablar de la Antropología, como Ciencia para conocer ¿Qué es el hombre?. Es un libro pequeño pero con un amplio contenido filosófico y complejo para entender si no se tiene una base sobre la Teoría Kantiana.

Kant fue profesor de Antropología durante muchos años. Y escribió sobre esta Ciencia poco antes de su muerte. Foucault plantea una nueva perspectiva del pensamiento Kantiano, que se aleja de la Teoría y se centra en el componente pragmático como fuente de conocimiento. Es el ser humano como universal y libre quién es objeto de conocimiento y sujeto del mismo. Es desde su finitud que piensa sobre dicha finitud. Es desde su ética que piensa sobre la ética.

Enmarca Foucault la Teoría Kantiana como indispensable para entender la modernidad. Y será determinante para elaborar en años posteriores su propia Teoría filosófica. Foucault partirá de aspectos prácticos como la locura o la sexualidad para indagar la condición humana y llegar al origen del conocimiento estudiando el presente, sus estructuras y su discurso.

Es un libro para los que gustan de leer Filosofía. Es complejo y requiere una base teórica de ambos filósofos, sobre todo de Kant. Sirve para acercarse a conocer la teoría foucaultiana.

La Filosofía crítica de Kant

Pequeño libro de filosofía. El autor Gilles Deleuze analiza la teoría de Inmanuel Kant. A partir de los postulados de Kant sobre la Razón como capacidad de juicio y como Facultad de conocer, Deleuze explica la Filosofía Crítica de Kant. En tres capítulos explica la relación de las facultades con la crítica de la Razón Pura, la crítica de la Razón práctica y por último la relación de las facultades con la crítica del juicio. Termina el libro con una conclusión sobre los fines de la Razón.

Las Facultades en Kant serán: Conocer, Desear y sentir. Las dos primeras son las que influyen en la Razón Pura y la Razón práctica. Y las tres en el Juicio. Siendo así el Juicio crítico un fin de la Razón humana, de la humanidad. Así el ser humano es un fin final, en tanto el mismo puede decidir sobre su existencia.

Como vemos la Filosofía de Kant se enmarca dentro del Racionalismo y la Ilustración. En un intento por liberar a la Razón de las cadenas del feudalismo y dar luz a la búsqueda de la verdad y la libertad.

Es un libro interesante para quienes gustan de leer Filosofía. Y para los interesados en Kant. Pero el texto es difícil y técnico, si no se conoce nada de la filosofía kantiana.

Observaciones acerca del sentimiento de lo bello y de lo sublime

Libro muy pequeño con ensayo en tres partes de medidados del siglo XVIII. Su autor el famoso filósofo alemán Inmanuel Kant. En el libro no se profundiza en la idea de belleza o de nobleza, sino que sirve al autor para reflexionar y expresar lo que se pensaba en su época sobre la belleza y lo noble. Como filósofo considerado de la Ilustración su cometido es dar luz y aclarar sobre algo tan confuso como es “Lo bello”. Es destacable el concepto de “Sublime” como un aspecto relacionado con la moral y con la nobleza de espíritu. El libro se escribe en una época que acabaría dando lugar a la Revolución Francesa, y encierra preocupaciones de su tiempo. Así si la belleza es tan importante como la moral, si la nobleza es una característica heredada o desarrollada. Kant expresa la opinión de la Europa del siglo XVIII, la belleza es alegre, es seductora y bromista y la mujer su representante “el bello sexo”. Lo Sublime está relacionado con el comportamiento moral y noble, por lo tanto serio, veraz y heroico. Sólo algunos varones europeos pueden catalogarse de sublimes. Y debe ser una aspiración a la que no todos pueden llegar, condicionados por su cultura o su ser biológico. Kant expresa las diferencias entre los europeos en torno a lo bello y lo sublime, y lo lejos que se encuentran “los salvajes” de dichos aspectos.

El texto es interesante como acercamiento a Kant, a quienes gusten del ensayo, de conocer la época de la Ilustración y sepan que la gafa con la que se ve un mismo acontecimiento varía con la época histórica.

País de Nieve

Segunda novela que leo del autor japonés y premio Nobel Yasunari Kawabata. Está dividida en dos partes. Escrita con narrador omnisciente y conversaciones entre los protagonistas. La ambientación es el Japón rural, lugar que centra la novela, por su carácter solitario y nevado, rodeado de altas montañas. Los protagonistas son un viajero de la gran ciudad Tokio, y una muchacha que aprende y se convierte en Geisha. La muchacha ha nacido en la población montañesa y allí encontramos su historia vital que iremos descubriendo durante la narración. Por el contrario el protagonista masculino carece de un pasado que se pierde en la lejana metrópolis. El argumento es la complicada historia de amor entre ambos personajes centrales. En dos momentos o viajes diferentes. La segunda parte más extensa que la primera narra la vuelta del protagonista masculino al País de la nieve para el reencuentro, lo que le hace alargar su estancia.

La novela supera con creces la apariencia inicial de argumento de pasión y enamoramiento. Pues el autor nos envuelve con las descripciones del paisaje y con las costumbres del Japón rural. La relación amorosa es tan exótica para el lector europeo como extraña al estar a medio camino entre lo tradicional rural y la modernidad que se instala en Japón. Y para contrastar y darle fuerza dramática un tercer personaje femenino va cogiendo protagonismo hasta cerrar el libro con su desenlace.

Personalmente me ha gustado más que el anterior libro leído del autor “La pandilla de Asakusa”. Me ha gustado que consigue crear un clima y mantenerlo hasta el final. Las montañas y la nieve son sólo la capa fría y distante que oculta la pasión latente y la tragedia.

Recomendable a los apasionados de la cultura japonesa. Se lee rápido. Es una exótica pero entrañable historia de amor.

Reseña de “Culpable” de Jim Butcher

13558183

Pues ya ha caído el número 8 de la saga de Harry Dresden. Y sigo queriendo continuar con su lectura. Ha sabido mantener mi atención durante todo el libro y he vuelto a devorarlo en poco tiempo. Pero, como dije en el número anterior, no puedo ser imparcial con Harry. Simplemente me encanta. El héroe imperfecto que sufre y sangra y que tiene su lado oscuro como cualquiera, pero que también es capaz de sacrificarse por lo que cree que es justo. Todo eso sin dejar de reírse de sí mismo y de hacer bromas hasta en el peor momento. Un héroe humano, con sus problemas sentimentales y con necesidades físicas, que no le impiden hacer lo correcto… a pesar de todo.

Esta vez se enfrenta a un asunto de magia negra, pero no dejamos de avanzar en el resto de historias: el enfrentamiento con las hadas de anteriores libros que cada vez se complica más, el Consejo Blanco con sus rígidas normas, la amistad con Murphy, la relación con su medio hermano Thomas. Y, por supuesto, con Bob. Muchos hilos que siguen desarrollándose en este libro y que mantienen el interés. Y… una nueva circunstancia que va a dar mucho juego en posteriores libros, estoy segura. Evito el spoiler.

En resumen, nuevo libro para disfrutar de este mago de Chicago. El único que se anuncia en las páginas telefónicas. Y que seguirá haciendo sonreír a sus fieles seguidores, como esta servidora. Un libro entretenido que no se hace pesado en ningún momento.

Reseña de “Rita Hayworth y la redención de Shawshank” de Stephen King

39664

El buen sabor de boca que me había dejado la película basada en esta historia me cortaba un poco de iniciar su lectura. Recuerdo haber salido del cine con una sensación agradable, incluso con optimismo. Son de esas películas que te dejan un poso que consigue que sigas recordándolas con ternura al paso de los años y de que te enganches a ellas cuando vuelven a reponerlas en televisión (eso, hasta que los anuncios excesivamente largos acaban con tu paciencia). Esa misma sensación tuve con otra adaptación de Stephen King, La milla verde, o con otra película emblemática y querida por mí, American Beauty. Películas que te consiguen, a pesar de su argumento y desarrollo (y final) que te quede una sensación de esperanza y de pensar que todo merece la pena. Que hay que buscar la felicidad, aunque no la veas muy cercana. Pues todo esto me llevó a plantearme (además de la propuesta realizada en un club de lectura en el que estoy descubriendo muy buenos libros), el inicio de esta nueva lectura. Y no me defraudó. He llegado a la conclusión de que Stephen King me gusta más cuando no trata temática de terror. Tiene una narrativa, en apariencia sencilla, que te va llevando a lo largo de toda la historia sin detenerse ni dejar que te aburras o te pierdas. Me ocurrió con “Colorado Kid” y me ha ocurrido con este libro. Cuando me detenía en su lectura era porque no tenía más remedio, no porque perdiera interés.

Y ahora entramos en la historia, aunque sabía lo que iba a ocurrir seguía queriendo leer más. Hago otro inciso para alabar la adaptación de la novela a su formato cinematográfico. No se pierde nada o casi nada del espíritu de la obra. El único problema es que sigo viendo a Morgan Freeman en el papel del irlandés pelirrojo llamado Red. Un acierto la utilización de la primera persona para acercarnos la historia, aunque no se centre en el narrador, sino en alguien próximo a él. Por lo tanto, no podemos saber realmente lo que el protagonista siente o piensa, más aún cuando se nos dice que era muy reservado. Podemos ver la evolución y la apertura del personaje hasta el final y su complejidad camuflada bajo esa frialdad. También una crítica al sistema carcelario de la época retratada; la corrupción de los directores y de la gente que se aprovechaba de dicho sistema. Pero todo sin moralizar, solo como simple información dejando que nosotros saquemos las conclusiones.

Y todo encuadrado en esa búsqueda de la libertad del hombre, de la justicia a pesar de todo, incluso de la propia Justicia.

Todas estas opiniones y digresiones para tratar de convencer al posible lector reticente de que comience la lectura de este relato sin reservas, incluso si ha visto la película “Cadena perpetua”. Puedo casi asegurar que no le dejará indiferente. Así que “todo se reduce a dos posibilidades: o te consagras a vivir o te dedicas a morir”.